La muñeca y la Bestia (privado Dinamo)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La muñeca y la Bestia (privado Dinamo)

Mensaje  Invitado el Dom Ene 29, 2012 8:55 pm

Era bastante tarde y por fin había llegado a mi casa después del paseo en moto, con una gran caja al hombro que contenía a la que se supone que haría todo mucho más fácil de lo que ya era, pero no podía negar que andaba algo interesado en este tipo de tecnología. Abrí la caja sin ningún tipo de miramiento y allí estaba la figurita con los ojos cerrados dispuesta a que se utilizase.

Toque sus mejillas que sorprendemente eran bastante blandas y suaves, muy conseguido la verdad. Un libro blanco se desploma al suelo con el título de instrucciones, no negaré que ha sido muy oportuno así que lo tomo y empiezo a leer. " Para activar, pulse el botón situado en el pecho de Dinamo y asi completar su iniciado " ... No sé quién será el pederasta o lolicon al que se le ocurren estas ideas, pero no es algo por lo que yo me vaya a escandalizar. Le bajé la blusa y le abrí la camisa hasta que llegué a su pecho, y entre sus pequeñas curvas estaba allí, el botón ... ¿Para que demorar lo indemorable? Activé el mecanismo y esperé a que reaccionara.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La muñeca y la Bestia (privado Dinamo)

Mensaje  Invitado el Dom Ene 29, 2012 9:03 pm

Instrucciones de Dinamo:

-Para encenderla sólo hay que pulsar el botón que se encuentra en la zona del esternón.

-Cuando Dinamo es activada, pedirá una clave, la cual puede ser desde una palabra a una consecución de números. Ésta clave hará que la voz del amo se guarde en su base de datos y así sólo obedezca al dueño de esa voz y, también, que no valga sólo pulsar el botón de su esternón para apagarla (lo que supondría formatearla), sino que se necesite además, decir la clave con la misma voz que la dijo la primera vez.

-La Dinamo necesitará ser conectada a la red eléctrica mediante el cargador que trae conjuntamente, al menos una hora al día, para que esté en perfecto funcionamiento.

-Para dar órdenes a la Dinamo, puede hacerlo como a una persona normal, ella lo entenderá.

-La Dinamo puede mojarse, pero no es recomendable. No puede comer ni beber nada, de lo contrario se estropearía.

Esperamos que disfrute de su Dinamo
__________________________________________________________________________________________
El chico accionó el botón de la androide, lo cual hizo que ésta abriera los ojos y empezará a emitir ruido como los de un ordenador cuando se está encendiendo. Luego se irguió mecánicamente y se quedó sentada con las piernas a los lados. Sin mirar a ningún lugar en concreto, sino más bien hacia delante comenzó a hablar con una voz robótica, sin ningún tipo de tono y con los ojos en negro.

-Diga ahora su clave, por favor.-Cuando el joven hubo dicho la clave, Dinamo la repitió y volvió a hablar, aún mecánicamente.-¿Es ésta su clave?-Esperó hasta que el vampiro confirmó que esa era la clave y luego en sus ojos aparecieron una serie de datos a una velocidad bestial. Finalmente Dinamo cerró los ojos y los volvió a abrir, esta vez eran como los de una persona normal y hasta su forma de moverse era ya más humana. Miró a su dueño y se levantó del suelo, colocándose de pie y muy recta.

-Gracias por su adquisición.-Dijo, con una voz que parecía algo tímida y muy dulce, como la de una niña. Hizo una reverencia al estilo japonés y miró al hombre de nuevo.-Seré su androide personal, Dinamo. ¿Puedo saber su nombre, amo?-Una de las funciones de un androide era saber si su dueño era una mujer o un hombre nada más verlo. Se mostraba educada, pero también algo tímida. Cuando el chico le hubo dicho su nombre, volvió a hablar.-¿Como desea que la llame, amo, prefiere que use su nombre de pila o algún tipo de pseudónimo?-Se quedó mirándolo y esbozó una sonrisa alegre, esperando su respuesta. Cuando le respondió también a esa pregunta, volvió a hacer una última, estaba programada para hacer esas 4 preguntas: clave, nombre, apelativo y la última:

-¿Qué desea que haga por usted ahora?-Preguntó.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La muñeca y la Bestia (privado Dinamo)

Mensaje  Invitado el Dom Ene 29, 2012 9:46 pm

La máquina empieza a funcionar y empezó a pedir una serie de requisitos que parecían ser necesario para la seguridad de ésta... No llego a entenderlo puesto que nadie se atrevería a tocarla mientras venga conmigo. Pero bueno... Empecé a contestar a cada una de las preguntas que me formulaba, repitiéndola para confirmar la respuesta a dicha pregunta.

- Strigos... Mi nombre es Johan ... Johan está bien ... Traéme una de las botellas que está en la nevera ... - dije curioso mientras esperaba sentado en uno de los butacones cerca de la chimenea.

Alcé un poco la vista para ver cómo lo hacía, ya que me preocupaba que pudiera hacer algo mal e hiciera más mal que bien... Vamos a ver como sale el invento...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La muñeca y la Bestia (privado Dinamo)

Mensaje  Invitado el Dom Ene 29, 2012 11:42 pm

El nuevo dueño de Dinamo no parecía aún muy confiado con la androide, pero aún así, Dinamo lo ignoró se dirigió hasta la cocina-la cual no tardó demasiado en encontrar-y abrió la nevera. Ésta estaba repleta de botellas con líquidos rojos, pero Dinamo no tenía ningún interés en saber de qué se trataban. Cogió la primera que vio y volvió sonriente hasta donde se encontraba su amo Johan. Él estaba sentado en una butaca cerca de la chimenea que había en la habitación, Dinamo miraba cada detalle de su nuevo hogar y lo guardaba en la memoria con recelo.

Finalmente le tendió la botella a Johan y se se sentó en el suelo, justo enfrente de él, más bien arrodillada, mirando expectante a su amo. Suponía que al haberle tendido una botella con un líquido y que, además, estaba en la nevera, lo bebería a continuación. No dejó de mirarle fijamente, con ojos brillantes, como si lo adorase o algo similar y una gran sonrisa, pero sin mostrar la dentadura. De vez en cuando ladeaba la cabeza y cerraba los ojos como si dijera "¿Lo he hecho bien?".
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La muñeca y la Bestia (privado Dinamo)

Mensaje  Invitado el Lun Ene 30, 2012 12:02 am

Para sorpresa de ambos, cumplió muy bien su trabajo. Tecnología has vuelto a sorprenderme, pero no demasiado la verdad ya que sigue siendo un objeto en el cuerpo de una niña. Acerco la botella a mis labios y empiezo a beber el líquido carmesí que hay en su interior, y es esta sangre la que poco a poco va alimentando mi cuerpo. No puedo dejar de observar, que no para de mirarme fijamente sin apenas parpadear. Es extraño e incluso me atrevería a decir perturbador, pero parece que está esperando algo de mi...

- ¿Hay algo que quieras? Si es así dimelo ... - dije sin rodeos a aquella máquina.

Dejo por un momento de beber de la botella y cruzamos miradas en un intento de escudriñar que podría estar pensando, si se puede decir que una máquina por muy bien hecha que esté pueda llegar siquiera a hacerlo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La muñeca y la Bestia (privado Dinamo)

Mensaje  Invitado el Lun Ene 30, 2012 12:11 am

Efectivamente, el vampiro bebió de la botella, ante la sonrisa complacida de Dinamo tras haber cumplido con éxito su primera tarea. Dinamo se mostró sorprendida ante las palabras de su amo y se sobresaltó levemente. ¿Querer ella algo? Ella no podía querer nada, salvo complacer a su amo.

-Nnno...-Dijo en voz baja, alargando mucho la "N", algo extrañada. Desvió la mirada, intentando buscar en su programa qué debía hacer cuando le preguntaran algo como eso, pero no encontró gran cosa, salvo satisfacer a su amo. Levantó una ceja al tiempo que volvía a mirarle.-Eso me toca decirlo a mi, amo Johan.-Dijo, algo enfurruñada y con los puños cerrados sobre su falda.-¿Hay algo que desee que haga ahora?-Preguntó, ladeando la cabeza de una forma algo exagerada, dejando que su cabello se moviera hacia un lado.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La muñeca y la Bestia (privado Dinamo)

Mensaje  Invitado el Lun Ene 30, 2012 12:34 am

Bien, hablaba, ya pensaba que si me fuese a decir algo sonase como la máquina expendedora de tabaco del Geninhorn. Veo que por poco no se va a colapsar por la pregunta que le he lanzado y duda, ni zorra de lo que va todo esto, y como se dice a caballo regalado no se le mira el diente. Me levanto del butacón mientras en mi mano va mi compañera de viaje, la botella de antes a la cuál vuelvo a darle un buen trago, para ir a por mi guitarra. Me coloco la banda por encima del hombro y me vuelvo a recostar en el butacón, sin dejar de mirarle.

- Ven siéntate aquí, y escucha esto, dame tu opinión a ver que te parece.... - dije mientras le señalaba para que se sentase en el reposabrazos junto a mí.

Empece a afinar las cuerdas de Tartarus y con púa en mano, empecé a rasgar y tocar notas para una nueva canción que tenía en mente...

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La muñeca y la Bestia (privado Dinamo)

Mensaje  Invitado el Lun Ene 30, 2012 11:31 pm

Dinamo obedeció, se levantó del suelo de un salto y con una sonrisa se acercó a Johan. Estuvo a punto de sentarse en su regazo, pero parecía querer que se sentara en el reposabrazos, cosa que hizo resoplar a Dinamo, que era mimosa de fábrica. Aún así, obedeció, pero no sin acurrucarse sobre el brazo de su amo, dejándole la suficiente libertad como para que pudiera tocar con comodidad. Se acomodó, moviendo el trasero un par de veces sobre el brazo del sillón y colocó las manos entrelazadas sobre el hombro de Johan, al igual que su cabecita.

Frunció el ceño, extrañada por el instrumento que su amo estaba afinando. No tenía ni idea de lo que era la música, ni mucho menos una guitarra. Pero su rostro se relajó cuando Johan empezó a tocar una canción. dinamo se irguió un poco para poder mirar mejor el intrumento. Los ojos le brillaban con admiración e incluso alzó una mano para tocar la guitarra, pero no llegó a hacerlo por miedo a que eso significara que se acabase aquel maravilloso sonido. Cuando Johan terminó de tocar, Dinamo lo miró apenada.

-¿Por qué ha parado?-Preguntó, refiriéndose la sonido, del cual no sabía el nombre exacto. Luego acercó la mano a las cuerdas e intentó hacerlo sonar de nuevo, pero lo único que pudo sacar fue un molesto sonido. se tapó los oídos con fuerza y frunció mucho el ceño. Cuando pensó que el sonido habría parado, se destapó las orejas y miró al borde de las lágrimas a Johan.-Amo Johan...-Dijo, muy apenada-Lo he roto-Afirmó.-Lo siento.-Dijo al tiempo que se abrazaba al cuello del vampiro.

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La muñeca y la Bestia (privado Dinamo)

Mensaje  Invitado el Lun Ene 30, 2012 11:56 pm

Observo detenidamente los movimientos y reacciones de la pequeña máquina, que con confianza se recuesta sobre mi brazo y apoya su cabeza en mi hombro. No le doy mucha importancia, pero no puedo negar que es algo que tienen bien pensado como producto. Sus gestos, su mirada le delata que es la primera vez que ve un instrumento musical y que por tanto, no servirá para ser una opinión crítica como esperaba de ella. Primer fallo. La melodía para de sonar en cuanto mis dedos tocan el último acorde y contemplo con absorta sorpresa que lo que creía que sería una máquina como una tostadora está a punto de romper a llorar. Qué gracia, sentimientos humanos en algo que no lo es.

- La canción se acaba porque yo decido que se acabe; y no, no está roto, simplemente hay que saber que cuerdas tocar y de que manera. Esto lleva años para aprender, así que no llores, ¿de acuerdo? - dije en un tono tranquilizador aunque serio mientras intentaba buscar con mis ojos los suyos.

No comprendía como siquiera era posible aquello que estaba ocurriendo, pero supongo que en cuanto se acostumbre, estos " gestos " se irán ocultando con el paso del tiempo. Eso espero...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La muñeca y la Bestia (privado Dinamo)

Mensaje  Invitado el Mar Ene 31, 2012 12:34 am

Resultaba ridículo que el vampiro le dijese a un androide que no llorase(eso por llamarme tostadora), puesto que éstos no tenían lagrimales, por lo que era imposible que soltase una lágrima.

Dinamo asintió, algo preocupada por la frialdad de su amo. Así que aquello dejaba de producir sonidos porque él quería. Dinamo pensó entonces en preguntarle si quería volver a hacerlo, pero no era lo propio. Ella era la que debía acatar órdenes, no pedirle favores a su amo.

-Entiendo...-Dijo, algo triste.-Pues...me gusta. Me gusta ese sonido que has hecho-Dijo algo más alegre, hablándole por primera vez de tú. Le miró entonces algo cabizbaja.
-Amo Johan...¿Desea...que me siente en su regazo?-Sabía que era una mascota y que no tenía ningún tipo de derecho a pedirle nada a su amo, pero en realidad aquello no era pedirle algo, sino preguntar si lo deseaba. De todas formas, era una mascota fuera de lo habitual y bastante caprichosa, por cierto. De todas formas, anhelaba el contacto físico con su amo. Había sido programada para casi divinizar a quien fuese su dueño y el hecho de que éste no le pidiese ningún tipo de cariño, le resultaba contradictorio.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La muñeca y la Bestia (privado Dinamo)

Mensaje  Invitado el Mar Ene 31, 2012 12:56 am

Interesante. Muy interesante. Más del que habría podido esperar de la pequeña máquina, si que podría servir para algo más que para los caprichos de algún pederasta, así que me pude relajar un poco más de lo normal. Acerqué la botella con vitae a mis labios para darle un buen sorbo, para sorpresa mía cuando escucho la petición de la pequeña Dinamo sobre estar más cerca de mí. Se me escapa una pequeña risotada dejando entrever mis dientes de nácar, me gusta cada vez más esta pequeña.

- Sí, ¿por qué no? Vamos acércate, ponte cómoda. Vamos a relajarnos con un tema un poco más harmónico... - dije invitándola de manera más gentil.

Alcé la cabeza con los ojos cerrados, intentando recordar los trastes de una canción que me recordaban a mi tierra natal, algo más rústico y antiguo que la música que caracteriza a las grandes urbes y las masas cosmopolitas. Solo tuve que visualizar los bosques de robles, los ríos escarchados, los muros del castillo del clan, el olor de la naturaleza en su estado más virginal... y entonces mis dedos, como movidos por hilos de magia, motivados por mis recuerdos, empezaron a rasgar y a componer la melodía que antaño oí en mi niñez...




Última edición por Johan von Strigos el Mar Ene 31, 2012 3:19 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La muñeca y la Bestia (privado Dinamo)

Mensaje  Invitado el Mar Ene 31, 2012 1:22 am

Dinamo sonrió abiertamente ante la respuesta afirmativa de su amo y, sin miramientos, se dejó caer sobre las piernas de Johan. Se hizo una especie de ovillito e incluso soltó algo similar a un ronroneo. Se quitó los zapatos, aún a pesar de que nadie se lo había ordenado, puesto que las palabras exactas de su amo habían sido "Ponte cómoda", así que lo interpretó como una orden más.

Se acurrucó lo más pegada al cuerpo de Johan que pudo, para no molestarle en su tarea de producir sonidos agradables. Le miró con curiosidad cuando cerró los ojos y alzó la cabeza, pero pronto comenzó a sonar de nuevo aquel agradable sonido, aunque esta vez era diferente. Era mucho más...hermosa, aunque Dinamo no hubiese sabido describirlo, sabía cuál era la sensación. Aquella melodía era tan dulce que le instaba a cerrar los ojos y estar aún más cerca de Johan.

-Ésta me gusta aún más-Dijo, con la voz algo amodorrada, o mejor dicho, relajada cuando Johan hubo acabado de tocar.-Es cálida, familiar, dulce...se mete dentro de ti, te llena...-Qué cosas puede llegar a decir un objeto ¿De dónde habría sacado aquellas palabras? o mejor dicho...aquellas sensaciones. Se quedó así, acurrucada contra el cuerpo algo frío de su amo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La muñeca y la Bestia (privado Dinamo)

Mensaje  Invitado el Mar Ene 31, 2012 1:47 am

Inconscientemente seguía con los ojos cerrados, concentrado y absorto en mis pensamientos. Los recuerdos de mi hogar y esa extraña sensación de nostalgia arrancaban las notas de mi cuerpo como manos incorpóreas, rebuscando por todas mis memorias. Fue en uno de esos delirios acelerados de rememorar antiguas glorias, cuando vino a mí una antigua leyenda que me narraba mi matrona, justo antes del alba. Recuerdo que tenía un fuerte acento nórdico, sus facciones eran delicadas como los copos de nieve decoradas por unas pequeñas pecas que tenía por encima de sus mejillas y su pelo era del mismo color de una llama recién avivada.

Me contaba que en su tierra natal, había un héroe que en sus venas portaba la herencia de los antiguos dragones, seres que existían para destruir el mundo conocido, por eso él llegaría cuando las antiguas sierpes despertasen, para combatirlas y librarnos de su maldad una vez más. Y es en esa leyenda donde mi imaginación vuela, y por una vez, puedo recrearla con más precisión que antaño, la historia que una vez me dio una infancia.


Sigo tocando, sin dar cuenta a mi espectadora, mientras observo como se acomoda cada vez más contra mi pecho, deleitándose con la música que sale de mis manos gracias a la musa que son mis memorias...

--- FIN ---
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La muñeca y la Bestia (privado Dinamo)

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.