Inside the Fire (Misión Solo con un poco de +18)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Inside the Fire (Misión Solo con un poco de +18)

Mensaje  Invitado el Lun Ene 30, 2012 7:18 pm

" Hijo de puta, paga lo que debes... ", " vamos preciosa, un poco más... " y " esta mierda no es pura ni de coña ". Insultos, soeces y blasfemias sin importancia son un coro cacofónico e irritante que adornan el ya de por si caótico y decadente ambiente del Geninhorn, pero que se podría esperar de este lugar. Todos estos insectos vienen aquí con la única intención de dejarse el sueldo de sus miserables trabajos para que unas fulanas les digan que son los más atractivos entre todos los hombres o para que les sirvan pastillas con dibujos inocentes con el fin de ver una fantasía multicolor en vez de la cruda realidad que conforman sus aburridas existencias. Lo más gracioso es lo hipócrita que puedo resultar diciendo ésto, cuando ya visualizo este lugar como mi segundo hogar, pero nunca me importó una mierda la opinión de los demás así que está bien.

Todavía queda un rato hasta el momento en que tenga que volver a subir al escenario, así que voy a satisfacer el instinto y a complacer al monstruo que llevo dentro. El provocador contoneo de las caderas de una de las chicas, casi hipnótico, me invita a que no solo mire sino que también tome algo para probar. Aunque mi oteo no pasa desapercibido, no es ni mucho menos rechazado, al contrario, le resulta agradable y me devuelve la mirada con una sonrisa pícara y un guiño de sus ojos violáceos. Su sonrisa es contagiosa y se dibuja en la mía otra un poco más perversa y encantado, acepto la invitación. Me levanto del taburete en el que estaba sentado y con paso lento me dirijo hacia donde se encuentra mi pequeña muñeca, apoyada contra una de las paredes en la zona más sombría, sonriente y por el olor que emana, bastante animada. Por fin estoy a un palmo de distancia de ella, y sonríe ruborizada, expectante de ver que podría hacer y no se ve decepcionada cuando apoyo mi mano contra la pared y me acerco a su oído para susurrarle:

- Tienes una pinta deliciosa, ¿debería probar ese cuerpo con mi lengua hasta que no dejase nada por probar?... - sonrío muy picaramente cruzando mirada con la suya.

La muchacha se empieza a dejar a llevar, su cuerpo se estremece y sus endorfinas se disparan a través de todos los poros de su cuerpo como locas. Sus manos, cálidas y suaves, empiezan a tocar mi pecho para recorrer mi cuello y agarrar con firmeza mi nuca. Correspondo a sus caricias con una sonrisa y le ofrezco un beso más lascivo que amoroso, donde nuestras lenguas luchan y se oponen para ver quién es la más dominante, aunque es evidente el resultado. En un movimiento casi imperceptible, mis manos se convierten en los grilletes de sus muñecas, que cierran el mínimo paso para huyera de mí y harto de compartir nuestros labios, los míos buscan ansiosamente el lóbulo de su oreja al cuál acceden con éxito. Un gemido ahogado se escapa de los labios de mi compañera y empieza a rodearme con sus brazos mi cuerpo, dejándose llevar por la emoción del momento. Sigo deslizando mi lengua por su cuello hacia abajo, hasta encontrar un punto donde puedo oír como palpita con fuerza su corazón. Mi monstruo pide salir y rompo sus cadenas dejando que se muestre, en forma de una violenta dentellada al cuello de la joven. Su sangre, densa y tibia, transforman mis ojos azules en dos orbes blancos vacíos de toda emoción, por mi garganta se desliza el licor de su cuerpo llenando mi ser por completo. Pero soy muy caprichoso y decido parar en seco y soltar sus muñecas para darle la espalda, dirigirme hacia mi guitarra y dedicarle unas palabras:

- ... Nena, si te ha gustado, solo ha sido el primer asalto. Luego vendré a por el segundo asalto... - dije con tono picaresco y guiñando mi ojo derecho.

No me fije, pero noté que se desplomó al suelo, extasiada y recuperándose de la intensa conversación que habían tenido mis colmillos con su cuello, pero ahora había otra señorita a la que debía complacer, una llamada Fama. De un salto llegué al escenario donde puse todo a punto, para empezar con el espectáculo. Probé el micro con un par de toques de mis dedos y al ver que funcionaba perfectamente, lo tomé para acercármelo a la boca y comenzar a hablar:

- Buenas noches habitantes del Geninhorn, ¿estáis dando rienda suelta a vuestros deseos más oscuros? Si es así permitidme presentarme, soy Strigos y la primera canción va para todos y cada uno de los aquí presentes... - dije con voz cavernosa y gutural.


El impacto de mi voz junto con el de los acordes de Tartarus hacen mella en el público y no pasamos desapercibidos y apenas tenemos tiempo para hablar entre los aplausos y los gritos pidiendo ya la próxima pieza musical. Sonrío y no voy a ser yo el que les haga esperar, me encantan que me regalen los oídos y un defecto que me caracteriza es mi enorme impaciencia...


Termino el último rift de la canción y levanto la mano con la púa hacia el techo, exhalando una bocanada de aire triunfal. La gente se levanta, aplauden con frenesí desmedido y silban y chillan en señal de aprobación. Vuelvo a relajar mis hombros y brazos y saludo a toda la multitud que tengo frente a mi. Este sentimiento me reconforta, gloria y ego, fama y satisfacción, era algo comparable a la sensación de beber del cuello de una mujer o arrebatarle en un suspiro la vida a alguien y lo mejor de todo es que me encanta. La musa de la creatividad me acaricia con sus manos y me brinda una idea fantástica. Me arrodillo en el escenario e invito a que suban a dos de las camareras que pasaban por allí, me observan y al cruzar miradas dibujan una sonrisa y se sitúan tras de mí cada una a un lado, para iniciar un baile sensual y tórrido acorde a mi música.


La actuación termina y el público estalla en una gran ovación hacia mi persona, pero yo ahora estoy pendiente de otra cosa. Mis ojos se cruzan con mis dos bailarinas, a las cuales las cojo a hombro como si fueran dos bultos entre risas de complicidad hacia unos aposentos un poco más íntimos. El espectáculo me despierta el apetito y otras cosas... y como tal, debo satisfacerlas....
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.