Bienvenida a mi oscura morada (priv. Pandora) +18

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bienvenida a mi oscura morada (priv. Pandora) +18

Mensaje  Invitado el Jue Feb 02, 2012 7:51 pm

El hall del hotel despedía una luz radiante que incidían sobre todos los objetos, haciendo que éstos realzasen la elegancia y el ostento del hotel. Mi acompañante sonríe nerviosa ante todo el espectáculo de lujo que suponía aquello. Una pequeña campesina que va a visitar el palacio real, ni sacado de un cuento de hadas. Comienzo a caminar con paso firme al recibidor donde espera con una gran sonrisa, la recepcionista del lugar. De atuendo muy forma, rojo, con un par de gafas muy delicadas nos saluda a ambos. Sonrío e inicio la conversación con ella, ya que aún no sabían quién era...

- Bienvenido, ¿en que le puedo ayudar, caballero? - nos abordó con cortesía la recepcionista, con intención de ayudar.

- Buenas noches, soy el nuevo propietario de la 496, a nombre de Johan von Strigos. ¿Sería tan amable de facilitarme las llaves para poder entrar? - pregunté amablemente a la chica.

- Sí, les estábamos esperando. Tome su tarjeta, solo ha de introducirla en la ranura de la puerta y ésta le brindará el acceso a su interior. ¿Desea alguna cosa para que podamos llevársela ahora mismo, señor von Strigos? - volvió a preguntar.

- No, si necesito algo ya se los haré saber, gracias. - comenté cerrando el diálogo de manera cortés.

Con una leve reverencia invité a mi acompañante a que me siguiera, aún sorprendida por el hall del hotel. Subimos en un ascensor las quince plantas hasta que llegamos a la puerta de color marfil que me separaban de estar en mi refugio. Solo bastó una pasada de la tarjeta y la puerta se abrió automáticamente, casi como si ésta también nos invitara a pasar. Solo se podría describir con una palabra el interior. Perfecto. Pasé a través del recibidor y allí se encontraba el salón perfectamente decorado según mis indicaciones y con la chimenea funcionando para darle un toque más rústico y acogedor al conjunto. Las estatuas de gárgolas, custodiaban las cuatro paredes del salón y de fondo se hallaba el gran ventanal con vistas a la luminosa urbe en la que vivía. Pasé cerca de la cocina y ver que en la nevera no había nada más que un par de botellas de champán y unos pocos aperitivos. Un poco molesto por ésto, cierro la puerta y me dirijo al teléfono con el objetivo de contactar al servicio de habitaciones. Miré a mi sonrojada, nerviosa y asombrada acompañante, para dedicarle unas palabras que la sacarían del trance del sueño que estaba viviendo:

- Pandora, ¿qué te apetece tomar? No te cortes, puedes pedirme cualquier cosa... - dije pausadamente, aunque las últimas palabras iban con una sutil doble intención.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida a mi oscura morada (priv. Pandora) +18

Mensaje  Pandora Thalassinos el Jue Feb 02, 2012 10:00 pm

Entramos al hall del hotel, me quedaba impresionada ante tanto lujo ¿en serio existían hoteles así? No podía ni imaginarme como sería el apartamento. Seguí a Johan-sama, hasta la recepción donde nos acudiría la recepcionista. Mientras Johan-sama hablaba con la chica yo seguía mirando a mi alrededor, apretando mi bandolera, ¿cómo alguien podría haber hecho todo eso? le tendría que haber costado un montón de dinero. Me acerqué un poco más a los lugares con menos oscuridad, inspeccionándolos, mirando hacia arriba y hacia los lados, era como el palacio de una princesa, era todo tan perfecto, pero no parecía real...

Me volteé un poco dirigiéndome hacia Johan-sama, mientras miraba sonrojada a la recepcionista, aunque la observé por poco tiempo, debido a mi timidez. Por lo poco que había visto sólo me había fijado en su uniforme, parecía tan bonito y elegante, a parte de tener una tela fina y delicada, aquello era increíble.

Seguí a Johan-sama cuando hizo aquella leve reverencia, como invitándome a que subiésemos a su apartamento, alcé un poco mi paso para alcanzarle, con la mirada baja hasta que llegamos al ascensor, por lo visto la subida de las 15 plantas se me hizo bastante pesada, había como un silencio incómodo y yo no podía parar de agarrar mi falda con fuerza, con la mirada distante y sonrojada. Cuando por fin llegamos, salí detrás de Johan-sama, mirando otra vez hacia todos lados, mis ojos parecían que brillasen. Sacó una especie de tarjeta ¿qué sería aquello? lo miré con más atención, hasta que con ella abrió la puerta del apartamento, otra vez quedé impresionada ¿eso era su llave? era muy original y a mí me encantaba, había tanta seguridad...

Al entrar al interior quedé impresionada, era todo perfecto, elegante, moderno, pero lo que más me gustaba era que pertenecía a Johan-sama y que aquí, donde yo estaba pisando, viviría Johan-sama, alguien, aunque no lo supiese ahora, especial para mí. La chimenea, el gran salón, la cocina, las escaleras, el inmenso pasillo, TODO era impresionante...

Johan-sama fue a la cocina, no quería quedarme sola en el salón, aunque estuviese cerca, quería estar al lado de Johan-sama. No me fijé muy bien en lo que había en la nevera, tampoco es que me gustase ser una cotilla, es más, lo odiaba; Johan-sama fue al teléfono, que por lo visto contactaba con el servicio de habitaciones, le miraba extrañada ¿pasaría algo? Cuando me miró volví a sonrojarme, y a sentir ese nerviosismo que sólo Johan-sama me hacía tener.

Me preguntó que qué me apetecería tomar, etto... ¿qué podría apetecerme?-¡Cu-cualquier cosa que tome Johan-sama estará bien! -Dije alzando mi voz, quería saber los gustos de Johan-sama, saber un poco más de él, para así pretender acercarme un poco más y sentir que puede ser como una amiga para Johan-sama. Agaché la mirada sonrojada, quitando mi bandolera mientras la agarraba nerviosa.- Etto... ¿donde puedo dejarla Johan-sama...? -Pregunté algo inquieta, con bastante vergüenza, como si por preguntar eso fuera a comerme o algo, o si le fuese a molestar invadiendo su espacio, por cualquier cosa me ponía así de roja y nerviosa. Pero Johan-sama me inspiraba confianza y un gran sentimiento agradable que nadie me hizo tener nunca.
avatar
Pandora Thalassinos


Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 05/01/2012
Edad : 18

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida a mi oscura morada (priv. Pandora) +18

Mensaje  Invitado el Vie Feb 03, 2012 1:05 am

La expresión para definir la cara de Pandora, sería que es toda una poesía. Su total asombro por mi humilde hogar me hace deducir que es de una clase un tanto más "plebeya", así que no es de extrañar. Sigo apoyado en la pared de mi cocina mientras sostengo el teléfono entre mis manos esperando a la respuesta de mi invitada, la cuál me da total libertad en esta decisión. Acerco a mi oído al teléfono con la llamada en espera:

- Buenas noches... ¿podrían subirme una botella de cerveza y un apple blossom?... Sí, por supuesto, gracias... - colgué la llamada, devolviendo el teléfono a su cargador correspondiente.

Como se había realizado el pedido, me volví a dirigirme hacia mi acompañante, que por timidez, aún seguía clavada en el recibidor. Tomé la mochila de sus manos, acariciando las suyas intencionalmente y dejándolo en un mueble cercano. Volví a mirarla, esta vez con un poco de maliciosidad cada una de las líneas de su delicada y bella figura, para regresar al contacto visual e invitarla a que pasara al interior:

- Vamos, pasa. Siéntete como en tu casa, a fin de cuentas no muerdo ...... no aún ja ja ja ja - dije mientras me dirigía hacia el salón con un tono un poco más pícaro, esperando que ella viniese tras de mí.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida a mi oscura morada (priv. Pandora) +18

Mensaje  Pandora Thalassinos el Vie Feb 03, 2012 9:05 pm

Volví a escuchar la voz de Johan-sama, que por lo visto contactaba con el servicio de habitaciones, su voz, para mí seductora, era tan agradable y tan todo... no quería dejar de escucharla, precisamente porque hacía que notase como si estuviese más cerca de Johan-sama, aunque sólo fuese un poco, para mi era suficiente...

Escuché atenta la pregunta de Johan-sama, no quería perder detalle de lo que le gustaba, así la próxima vez que le viese, podría ser yo la que le trajese algo como si le conociese muy bien, podría ser como subir de nivel para adentrarme un poco más en todo lo que rodeaba a Johan-sama, sólo quería formar parte de ello, porque no era nada malo que pensase aquello, o nada extraño... ¿verdad? Fuese lo que fuese nada ni nadie haría que cambiase de opinión, pero eso sí, no quería compararme con una acosadora y ser una molestia para Johan-sama ¡Eso jamás me lo perdonaría!

Cuando escuché perfectamente lo que Johan-sama mandó subir, hizo liarme un poco, ya que pidió dos bebidas diferentes, ¿qué podría anotar en mi mente? ¿Cerveza o apple blossom? ¿cerveza o apple blossom...? Todo era un completísimo lío; aparté la mirada cuando vi como colgaba el teléfono, la cual ésta [mi mirada] iba dirigida al suelo. Por un momento sentí el roce de sus manos junto a las mías, estaban frías, pero... para mí se sintió verdaderamente cálido, me encantaba esa sensación, poder sentir parte de su tacto junto al mío... Pero duró poco tiempo, ya que sólo fue para coger mi mochila, me quedé mirándole hasta llegar a la parte en que se giraba, en la que por supuesto, por timidez, volví a agachar mi mirada, intentando hacer el menos contacto visual posible, me daba mucha vergüenza que me viese tan sonrojada, aunque debería darme más vergüenza mi timidez, pero eso no era motivo para avergonzarse... Me acababa de hacer un lío yo sola, que tonta...

Gra-gracias por la hospitalidad Johan-sama... Pero yo en seguida tendré que irme... no quiero ser una molestia aquí, invadiendo el espacio de Johan-sama... -Le susurraba bastante nerviosa y tímida, manteniendo una sonrisa bastante tierna que me sacaba sólo él, como el resto de mis acciones o sentimientos que jamás había sentido antes y a los cuales no podía darles ni definición alguna ni nombre... Simplemente, cálidos e increíbles.

Seguí a Johan-sama, hasta el salón, algo encogida de hombros por mi timidez, me preocupaba el hecho de que a Johan-sama le estuviese molestando por estar allí, y de que sólo me hubiese llevado hasta su casa por intentar no ser un grosero, pero era todo lo contrario, a mi me daba igual, con tal de poder ayudarle y verle feliz, el resto... me daba absolutamente igual.

Si al menos pudiese probar el roce de los labios con el de Johan-sama... Espera ¿en qué estaba pensando? Me estaba asustando de mi misma, ¿qué acababa de pensar? ¿por qué? Llevé mis manos a mis labios, tapándolos por la barbaridad que acababa de pensar, ¿qué... qué me pasaba...? Mis pensamientos, mi ser, mis latidos, mi sonrojo, mi timidez, mi nerviosismo, nada era normal, todo pertenecía a Johan-sama...

Alcé mi mirada, hacia la de Johan-sama, bastante sonrojada, todavía manteniendo mis manos sobre mis labios... Tenía miedo de mí misma.
avatar
Pandora Thalassinos


Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 05/01/2012
Edad : 18

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida a mi oscura morada (priv. Pandora) +18

Mensaje  Invitado el Vie Feb 03, 2012 10:12 pm

Sigo adentrándome en el salón, escoltado de cerca por la pequeña temblorosa que se encuentra tras de mí. Su olor se vuelve mucho más intenso, más dulce y por consiguiente, una completa tentación en alza. Me adelanto y dejo en un perchero cercano mi chaqueta colgada, dejándome expuesto con una simple camiseta de tirantes negra que llevaba debajo. Continúo avanzando hacia el sofá sentándome sobre el cabecero, esperando que ella se sentase y se acomodase. Le invito, no, le facilito su asiento con lo típico que se diría en su situación...

- Siéntate por favor, no deberían tard. - comento interrumpido por el timbre de mi puerta que me avisa de la recepción del servicio de habitaciones. - Solo tardaré un segundo, mientras ve poniéndote cómoda, por favor... - dije ésto último mientras iba de nuevo a la entrada de mi casa para recibir al recién llegado.

Regresaba firme sobre mis propios pasos hacia el recibidor, tras lo cuál con unos pasos más bastó para alcanzar el pomo de la puerta. Giro y ante mí se encuentra un muchacho ataviado con el uniforme rojo y negro del servicio de habitaciones. Me sonríe ofreciéndome pasar con el carrito de las bebidas hacia el interior, pero como un rayo es lanzada mi negativa a pasar y que yo sería el que tomaría las bebidas por él. No pude fijarme en el rostro del muchacho y que gesticulo, ya que de un suave golpe de bota cerré la puerta. Caminaba muy lento, casi haciéndome de notar con el ruido de mi calzado, avisando de mi proximidad a mi invitada.

Sonrío nuevamente, cuando veo que ésta, sorprendida se sienta repentinamente en el sofá e intenta disimular todas las emociones y sensaciones que por desgracia su organismo delata. Avanzo, avanzo, avanzo y llego hasta la espalda del sofá y es cuando me percato. Su fino y perlado cuello se descubre tímidamente entre los cabellos de su melena y bajo su piel, su latir se hace notorio por las arterias que bombean... bombean sangre. Aprieto los colmillos, conteniendo con esfuerzo sobrehumano el ansia por propiciarle una dentellada y vaciarla del líquido de la vida, pero vuelvo del trance a la realidad. Por encima de ella le ofrezco la copa con la rodaja de limón, sonriente, esperando que la aceptase:

- Espero que te guste, toma. Es una lástima que te tengas que ir pronto, ¿seguro que no quieres quedarte? No es ningún inconveniente, podría decir que estaría encantado de que te quedases... - dije con un leve tono incriminatorio, delatando en mis ojos azules que no deseaba que se fuera de allí.


Última edición por Johan von Strigos el Sáb Feb 25, 2012 2:35 am, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida a mi oscura morada (priv. Pandora) +18

Mensaje  Pandora Thalassinos el Sáb Feb 04, 2012 2:40 pm

Continué siguiendo a Johan-sama hasta el salón, mientras miraba alrededor distraída, perdiéndome en todo lo que pertenecí a Johan-sama, sus objetos, su forma de decorar, sus gustos, sus colores favoritos, el olor de su casa... Todo era como si lo estuviese guardando dentro de mí, como si de una descarga se tratase la cual dejas memorizada en tu disco duro.

No llegué a percatarme de que se quitaba la chaqueta, hasta que volteé de nuevo mi cabeza para volver a observar a Johan-sama, sus brazos se notaban más fuertes, mientras su figura relucía en la poca luz que había en la casa, no pude evitar ruborizarme, mis mejillas a cada rato perdían por poco tiempo su color rojizo, pero ese color lo recuperaba al poco rato, bastante pronto. La camiseta que llevaba, negra, como casi toda su ropa, hacía poder notar un poco más el cuerpo de Johan-sama, le sentaba tan bien todo...

Johan-sama me invitó a que me sentase en su sofá, añadiendo así algunas palabras para que se me hiciese menos duro; agaché la mirada sonrojada, hasta que escuché un leve sonido que provenía de la puerta, para ser concretos, el timbre. Johan-sama me dijo que me pusiese cómoda, pero me sentaba mal que el estuviese haciendo tanto por mí, bueno, en realidad a mi me sentaba cualquier cosa mal que hiciesen por mí, no porque no quería que no lo hiciesen, al contrario, si no porque no me gustaba que se preocupasen por mí, más bien porque pensaba que sería una carga, aunque quizás sólo fuese una paranoia mía.

Observé desde el salón a Johan-sama, bastante tímida, estaba quieta y agarrada de mi falda, cada vez que me agarraba de ella era porque estaba realmente nerviosa, agaché la mirada, no quería seguir mirando, parecería que fuese una espía o algo de eso. Cuando escuché como la puerta se cerraba me alarmé un poco, escuchando los pasos de Johan-sama cada vez más cerca del salón, ¿qué debería hacer? ¿sentarme, esperar a que venga para que nos sentemos juntos? ¿O eso quedaría raro? Cerré los ojos con fuerza, bastante sonrojada decidiendo sentarme, pensé que sería lo mejor ya que anteriormente Johan-sama me pidió que me sentase.

Empecé a ponerme nerviosa, notaba como Johan-sama estaba detrás de mí, sólo quería que ese incómodo momento de silencio pasase. Mientras apretaba mis piernas, así cerrándolas ya que llevaba falda, agarraba mi falda más y más fuerte debido a mi nerviosismo, sin poder evitar agachar la mirada hacia mis manos, las cuales estaban encima de ésta. En un momento alcé mi mirada, Johan-sama me ofrecía un refresco, por lo visto él se llevó la cerveza.- Bien, ya lo sabes Pandora, ahora que no se te olvide... -Pensaba para mí misma, bastante decidida y algo emocionada por saber un poco más.

Gra-gracias por el refresco, Johan-sama... -Le decía, en mi tono habitual, con una leve sonrisa tierna y sonrojada.- Etto... -Me puse nerviosa al notar como me decía aquello, ¿seguro quería que me quedase un poco más? pero, yo no sabía si sería buena idea, estaba algo confusa...- Me encantaría quedarme mucho más tiempo con Johan-sama, pero seguro que su tiempo se lo impide... Aparte, seguro que en mi casa me estarán esperando... -Mentía, nadie me esperaba, aquella noche Kyubee estaría con la casera por petición mía ya que le dije que en todo el día no estaría y que seguramente tendría que quedarme toda la noche a limpiar y a echar a los borrachos del bar, pero como el jefe me dio la noche libre no pude avisar con tiempo... Tampoco es que me importase irme a casa...

Entonces... etto... ¿qué es lo que más le gusta...? -Le preguntaba manteniendo mi leve sonrisa tierna y tímida, mientras sujetaba la pequeña copa que me había traído Johan-sama. Seguro que le gustaban un montón de cosas y si llegase a pasarse por donde yo trabajaba... quizás podría invitarle a comer y beber muchas cosas, o regalarle algo el día de su cumpleaños, o quizás poder guiarle a más sitios... Habían tantas cosas por elegir, pero... estaba segura de que nada de ello pasaría, porque seguramente esa noche sería la última que vería a Johan-sama.

Tengo miedo...


avatar
Pandora Thalassinos


Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 05/01/2012
Edad : 18

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida a mi oscura morada (priv. Pandora) +18

Mensaje  Invitado el Sáb Feb 04, 2012 11:48 pm

El ambiente había cambiado radicalmente desde el comienzo de la velada. Ya estamos en mi terreno y por fin, puedo manejar la situación muchísimo mejor desde este punto. Solo bastaba terminar con el golpe de gracia, y mi pequeña mortal bailaría en mi mano tanto como quisiese y al son que yo exigiera. Acerco mis labios a la boca de la botella de cerveza, simulando que bebo pero sin llegar a hacerlo, a lo que acto seguido vuelvo a dejarla sobre la mesa y darle una pausa. Las gotas que estaban alrededor, por la condensación, reflejaban aún de manera distorsionada, el rostro de mi invitada. Tan bella, tan delicada, tan frágil, tan ... tan ... suculenta.

- ... Pues, me gustan la música, los pequeños detalles y las cosas bellas ... - dije pausadamente mirándola a los ojos, refiriéndome descaradamente a ella, mientras acortaba distancias con un pequeño movimiento de cintura.

Estiro el brazo para colocarlo sobre la zona del cabecero donde se halla su pequeña testa, buscando con insistencia que su visión solo se centrase en mí. Casi con más osadía que confianza, acaricié con mis dedos sus cabellos para hacerlos a un lado y poder ver mejor su ruborizado rostro. Una sonrisa salió en mi rostro de manera espontánea. Es interesante a su manera.

- ¿Y a ti que cosas te gustan? Si no es mucha molestia el que pregunte, claro. - pregunté curioso y sonriente mientras aún seguía jugando con sus cabellos entre mis dedos.


avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida a mi oscura morada (priv. Pandora) +18

Mensaje  Pandora Thalassinos el Lun Feb 06, 2012 10:25 pm

Observaba tímidamente como Johan-sama llevaba sus labios hasta la botella de cerveza, me quedé unos segundos admirando sus labios, hasta que me dí cuenta que yo también debería de beber, si no quería quedar como una rara, una maleducada porque podría pensar que la copa que Johan-sama me trajo no llegaría a gustarme. Llevé la copa con la rodaja de limón delicadamente hasta mis labios, posando éstos sobre el borde de la copa, inclinandola justo para dar un pequeño trago y probar lo que Johan-sama había traído especialmente para mí.

Después de dar un minúsculo trago a dicha copa la dejé sobre la mesa, justo al lado de la cerveza de Johan-sama, no era porque yo quisiese, bueno, en parte sí, pero también era porque me pillaba cerca, no vayamos a confundirnos...

Escuché su respuesta atenta, bastante atenta más bien.- ¿A Johan-sama le gusta la música? A mí también me gusta mucho... A veces te ayuda a relajarte en momentos difíciles, o la propia canción describe sentimientos de una persona... La música es maravillosa.-Dije levemente, en parte bastante emocionada, a mí siempre me había encantado la música y todo lo que tuviese que ver con ella, me parecía una maravilla que había llegado a este mundo. Seguí escuchando, ¿pequeños detalles? no sabía muy bien a lo que se referiría, pero podía hacerme una idea.

La última contestación de Johan-sama hizo sonrojarme más de la cuenta, ¿cosas bellas? ¿por qué me estaba mirando así? Aparté la mirada, sabiendo que si seguía mirándole acabaría poniéndome demasiado nerviosa, y eso no quería que pasase. Seguramente fuese yo la que se pensó mal, claro que no se referiría a mí... Johan-sama tienes mejores gustos y no precisamente se iría a fijar en alguien como yo. Se acercó un poco a mí ¿por qué? sólo lograría ponerme más nerviosa y sonrojada.-¡Basta!.- Pensé para mí misma, el silencio se hacía incómodo y cuanto más incómodo más sonrojada y nerviosa me pondría.

Sus movimientos y acciones hacían de mi corazón una bomba a punto de estallar, iba demasiado acelerado y esos latidos eran demasiados nerviosos, pero como digo y diré, de un nerviosismo especial que me hacía sentir únicamente Johan-sama. Su sonrisa hizo sonrojarme mucho más, intentando hacer el menos contacto visual, sentir sus dedos juguetear con mi pelo hacía que estuviese inquieta, ¿cómo podría salir de esto? Me sentía a gusto, pero a la vez incómoda, no me entendía ni yo misma, por saber no sabía ni lo que sentía.

-¡No es mo-molestia nin-ninguna Johan-sama! -Alcé mi voz un poco preocupada, como hacía de costumbre cuando quería que no pensase mal, ya que no era molestia alguna y yo no quería que pensase eso...-Etto... ¡M-me gustan muchos los dulces, en especial el chocolate! -Dije con una leve sonrisa tierna y sonrojada.- Tam-también me gusta mucho Johan-sama... -Dije en un tono más suave, hasta que me dí cuenta de lo que había dicho.- ¡E-Etto, yo no que-quería decir e-eso, per-perdón, si-siento todo!-No sabía muy bien como reaccionar, quizás sería mejor irme, ya había pegado bastante la chapa por hoy. Me levanté del sofá algo ruborizada decidiendo irme de allí.

Pero... ¡No quiero separarme de Johan-sama!
avatar
Pandora Thalassinos


Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 05/01/2012
Edad : 18

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida a mi oscura morada (priv. Pandora) +18

Mensaje  Invitado el Mar Feb 07, 2012 2:19 am

Vaya. Esos finos y delicados labios han dejado escapar una declaración que no hubiera esperado oír en ese momento, al menos no tan pronto. Que tierna chiquilla, que siendo la primera vez que nos hemos cruzado, ha sido para ella amor a primera vista. Dentro de mí crece una fuerte necesidad de reírme, de soltar una gran carcajada por todo aquello. ¿Acaso creería que yo sería el príncipe azul de sus sueños? ¿Que sería aquél que haría sus sueños realidad y que la haría feliz para siempre jamás? No me hagas reír. Solo es una más del ganado, un recipiente más, pero quizás no fuese tan malo después de todo. A fin de cuentas, sería una presa disponible....

Se levanta en el tiempo que me sumerjo en mi razonamiento con la aparente intención de irse, pero sigue clavada en el mismo sitio. Sé que no se irá. Su cuerpo me delata que desea algo, algo más. No dejaré que te vayas, ahora que hemos llegado aquí. Me incorporo y me encamino hacia ella, con una sonrisa en mi faz y la tomo del brazo para encararla hacia mí. Como la brisa del viento, de mis labios comienza a surgir una melodía que compuse tiempo atrás y que sin duda haría que me desease para ella por toda la eternidad.


La última nota escapa de mi garganta, llegando a sus oídos, mientras nuestros cuerpos se acerca por su dulce ritmo el uno a otro. Mis manos y mis ojos solo prestan atención a su pálido y bello rostro, apartando sus cabellos y recorriendo sus cálidas mejillas con mis dedos sin dejar un instante de poseerla con mis ojos índigos. Solo un instante, un simple y suave gesto, para que nuestros labios se unieran, formando una unión perfecta. Mi brazo derecho, libre hasta ahora, sintió deseos de rodearla por la espalda, haciendo así una prisión cálida y tierna para Pandora, entre él y mi cuerpo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida a mi oscura morada (priv. Pandora) +18

Mensaje  Pandora Thalassinos el Miér Feb 08, 2012 11:14 pm

Estaba parada, sabía que debía irme, pero estaba muy insegura... Si me iba nunca más vería a Johan-sama, pero si me quedaba pasaría la mayor vergüenza de mi toda mi vida y lo peor de todo, sería un estorbo para Johan-sama, es imposible que él pueda dar aquella expresión como buena. Sí, Johan-sama me agrada, me encanta, le adoro, incluso con él he llegado a sentir cosas que jamás había experimentado, ¿que cómo se llamaban? Pues ni yo misma lo sabía...

Tomé una decisión y me encaminé hacia la puerta, no quería seguir molestando y diciendo disparates, no porque no quería molestar alguien que apreciaba... aunque no sabía que era más que eso. Noté el tacto de Johan-sama sobre mi brazo, ¿pasaría algo malo? ¿habría hecho algo que a él no le gustase? Tras mis pensamientos una bella melodía que salía de los labios de Johan-sama me hizo volver hacia él.

La melodía era preciosa, su letra, su ritmo, la voz de Johan-sama, todo me enganchaba... Por favor, canta más... La melodía se me hizo rápida ya que me encantaba, enseguida terminó quedándome con las ganas de escuchar más... Esa voz la había oído antes, pero ahora no lograba saber de dónde provenía. Si yo supiese cantar así seguramente podría ser más cercana a Johan-sama, pero eso es algo que se hereda, algo único que Johan-sama tenía, que privilegio...

Nuestros cuerpos empezaron a juntarse cada vez un poco más, aunque por esos pequeños movimientos hacía que me pusiese muy nerviosa, ¿por qué me estaba dejando llevar? Pandora tú no eres así... ¿A que venía tanta confianza? ¿Por qué a su lado me sentía tranquila y a gusto, pero a la vez nerviosa?
Sus ojos me atraían más hacia él, sin poder dejar de mirarlos, mientras que mis manos se posaban sobre su pecho. Sentía las pequeñas cosquillas de sus dedos pasar por mis mejillas sonrojadas.
Parecía que mis ojos brillasen ante toda su belleza, simplemente porque era él... Johan-sama.

Me quedé parada y ruborizada, notando mi corazón a mil ¿qué pasaba? ¿por qué mis labios estaban posados sobre los suyos? Mis ojos abiertos y sorprendidos fueron cerrándose poco a poco, dejándome llevar por Johan-sama. Una nueva sensación recorría mi cuerpo, cálida y realmente acogedora. Me puse de puntillas, para poder llegar mejor a los labios de Johan-sama y no provocar que él tuviese que agacharse.

Su tacto y sus acciones me volvían la chica que no era, no me sentía tímida ni incómoda junto a su lado. Cogí delicadamente una de las manos de Johan-sama, para ser concretos la derecha, posándola sobre mi pecho, mientras separaba mis labios de los suyos, algo que nunca había notado antes, lo cierto era que nunca había besado a nadie, ni me había sentido así por otra persona, quizás es que Johan-sama fuese un gran amigo...

Una vez puesta su mano sobre mi pecho le miré sonrojada.- ¿N-nota cómo late...? -Susurraba muy sonrojada.-No en-entiendo por qué es, pero tampoco me importa... Sólo sé que es cuando vi aparecer a Johan-sama... nun-nunca había latido así, pe-pero seguramente sea porque Johan-sama lo haga estar así...-Agaché la cabeza, bien ruborizada y sonrojada, mientras seguía posando mi mano sobre la de Johan-sama, que ahora ésa estaba sobre mi pecho, y sí, había llegado hasta aquella conclusión...

N-no sé que es lo que me digo... ni por qué reacciono así... Tampoco sé por qué Johan-sama me atrapa con su dulce mirada... M-me siento bien... y este sentimiento me gusta... es un sentimiento que sólo Johan-sama me hace sentir... -Le susurré, apretando un poco su mano delicadamente, ahora sólo me quedaba esperar y saber si debía irme o quedarme.

¡No sé qué es éste sentimiento!
avatar
Pandora Thalassinos


Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 05/01/2012
Edad : 18

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida a mi oscura morada (priv. Pandora) +18

Mensaje  Invitado el Jue Feb 09, 2012 5:01 pm

Nuestros labios se separan, vuelvo a mirar a sus ojos, para ver que casi estalla del impacto de la sorpresa y del nerviosismo del momento. Sus manos buscan las mías, llevándolas con ternura hacia su pecho, mientras me mira con algo de dificultad a los ojos. Su voz temblorosa y entrecortada corrobora lo que dije anteriormente, la muchacha que me conocía desde solo esa noche, se había quedado prendada de mí. Pobre ilusa pienso, mientras apoyo con mi mano libre su mejilla para dar más fuerza a la situación. Palabras cargadas y repletas de sentimientos dirigidas a mí, alguien que carece de ellos, dulce ironía. Mas no dejo de sonreír. Acerco a su oído mis labios y hablo entre susurros, con más intimidad y complicidad, palabras que cambian toda la expresión de la muchacha:

- ... Esta noche te haré sentir más cosas, mi bella dama ... te ofrezco en esta noche algo más allá que mis pensamientos, mi dulce flor... - susurré al oído, para ver como se derretía literalmente por estas palabras.

Sin previo aviso, separo un poco nuestros cuerpos, para sorpresa de ella, tomarla entre mis brazos y llevarla como a las princesas de los cuentos. Si antes tenía dudas, ahora sin duda creerá que está viviendo en uno de ellos esta noche. Me dirijo sonriente al sofá, donde la deposito con cuidado para sentarme al lado de ella. Me acerco más y más hasta que apenas corre una brizna de aire entre ambos. Le dedico una sonrisa y digo en un tono de voz sensual e incriminatorio...

- Sé que no quieres irte, deseas quedarte aquí, conmigo... - dije mientras apartaba con mi mano los cabellos de su rostro, sin apartar mis ojos azules de ella.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida a mi oscura morada (priv. Pandora) +18

Mensaje  Pandora Thalassinos el Jue Feb 09, 2012 8:11 pm

Su mano, estaba helada, pero se me hacía de un extraño motivo cálida... ¿Tendría frío? Eso hacía preocuparme.-¡Jo-Johan-sama... ¿ti-tiene frío? ¿Puedo ayudarle en algo para que se sienta cómodo?! -Le decía, mientras alzaba mi mirada para poder volver a observar sus bellos ojos que tan sonrojada hacían ponerme. Le miraba decidida, como si de algo malísimo tratase el tener las manos frías, posiblemente estuviese exagerando, o simplemente me preocupaba demasiado por alguien a quien tanto quería...

Con una leve sonrisa Johan-sama acercó sus labios a mi oído, susurrándome a la vez que me causaba unas pequeñas cosquillas. Mientras miraba al frente sonrojada, todavía agarrando con delicadeza la mano de Johan-sama, escuchaba atenta su suave y tentador susurro. Pero no entendía muy bien... ¿qué se referiría con hacerme sentir cosas nuevas? ¿Haría sentirme más emociones las cuales desconocía? ¿Haría que estuviese todo el rato a su lado para así intentar algo nuevo? No acababa de entender nada...

Me sonrojé mucho más, abriendo mis ojos un poco ¿algo más que... sus sentimientos...? ¿por qué me llamaba así? Un pensamiento, algo sucio para mí vino hacia mi mente, si no eran sus pensamientos, sería... ¡No, Pandora! No seas mal pensada, Johan-sama jamás haría algo así, porque Johan-sama tiene mucho respeto y una gran educación. Pero aún convenciéndome a mí misma seguía ruborizada, ¡se-seguro que no era eso!

Por un momento sentí que nuestros cuerpos se separaban, espera... Johan-sama me cogía en brazos, como si de una princesa se tratase, que vergüenza... Alzaba mi mirada sonrojada, hacia la de Johan-sama, temía que pudiese pesar, pero sus brazos eran reconfortables. Johan-sama no paraba de sonreír, ¿se sentiría a gusto? Saqué una pequeña sonrisa para mí misma, pintándola en mi cara, literalmente.

Johan-sama me dejó con delicadeza sobre el sofá, sentándose el también a mi lado, sus labios, volvía a fijarme en ellos, debería ser mejor que dejase de pensar en aquello, tontos pensamientos. Me dedicó una sonrisa ¡no! sólo lo empeoraba. ¡Pandora, no te pongas nerviosa ni te ruborices tanto, aguanta! Parecía el fin del mundo para mí, que exagerada y cabecita más tonta tenía... Su comentario me pilló por sorpresa, tenía toda la razón, miré hacia adelante, como si al mirar sus ojos fuese a liquidarme o algo de eso.

Y-yo... ¡E-es cieto que qui-quiero estar con Johan-sama! -No podía engañarle.- ¡Por-porque yo... a-amo a Johan-sama! -Cerre mis ojos con fuerza, apretando los doblajes de mi falda como si quisiese arrancarlo o estrujarlos, lo cual significaba que estaba demasiado nerviosa. Por fin me acordaba de lo que siempre me contaban las chicas del orfanato, del amor, hacía años que no oía hablar de ello, por eso no se me hacía raro que se me hubiese olvidado. Aunque siendo una chica, debería de tener eso más que claro...

Mi repentina declaración hizo ponerme demasiado nerviosa, bloqueada, sonrojada y tímida, no sabía si sonreír o llorar, no sabía que sentir ahora mismo, simplemente me dejé llevar. Me alcé un poco, lo suficiente para llegar a Johan-sama y así volver a rozar sus finos labios, dándole un pequeño y corto beso tímido. En seguida volviendo a sentarme y recuperando mi antigua postura, la cabeza baja agarrando mi falda.

-¡Per-perdón, no pre-pretendía molestar a Johan-sama, siento haberle besado! -Me disculpé lo antes posible, quizás le hubiese molestado y yo quería que eso no pasase, pero quería repetir... se sentían tan bien sus labios, me entraba un cosquilleo agradable cuando lo besaba, era extraño, pero muy cálido...

Le amo... más que a nada...
avatar
Pandora Thalassinos


Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 05/01/2012
Edad : 18

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida a mi oscura morada (priv. Pandora) +18

Mensaje  Invitado el Jue Feb 09, 2012 11:53 pm

Una vez más vuelvo a probar los dulces e inocentes labios de la muchacha, esta vez porque se adelanta ella, tímida y reservada. Pero el juego de la pequeña doncella solo me estimula más y me hace desear poseer esa alma tan pura para mi solo, sin que nadie más pueda tener el placer de respirar el aire que ella misma respira. En el instante que ese pensamiento recorre mi cabeza, sus palabras me devuelven al momento actual. Vuelvo a clavar mis ojos en los suyos, pero esta vez sosteniendo con mis dos manos su suave rostro y sonriendo con algo más de una fingida ternura.

- Me molestaría mucho más si no lo hubieras hecho, así que no vuelvas a decir algo así nunca. ¿De acuerdo? - pregunté casi sin querer oír la respuesta, mientras nuevamente acercaba mis labios a los suyos, esta vez dándole un beso mucho más intenso y profundo, de los típicos que privan de la respiración.

Poco a poco mis fuertes brazos rodeaban su delicado cuerpo, hasta dejarla totalmente pegada a mí. Para no delatar mi condición sobrenatural, debo recurrir a un recurso muy utilizado entre los nuestros y es el de utilizar nuestras reservas de sangre para subir la temperatura corporal a una normal. Así podré pasar desapercibido y no revelar mi naturaleza, no al menos de momento.

Casi sin percatarme de ello, por el ansia de besarla más y más, la voy arrinconando contra el reposabrazos del sofá, hasta que por mera inercia, cede y cae tumbada mientras nuestros cuerpos se rozan y se hacen notar. Mis manos apartan su pelo y con su movimiento, vuelvo a ver ese seductor cuello que me tienta a que lo muerda y beba de él. Me contengo, pero no será muy duradera mi fuerza de voluntad. No podré retener mi ansia y lo más importante, no quiero hacerlo...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida a mi oscura morada (priv. Pandora) +18

Mensaje  Pandora Thalassinos el Dom Mar 25, 2012 6:04 pm

Asentí levemente, sin poder evitar mi rubor en mis pómulos.- De a-acuerdo Johan-sama... Si-siento ha-haberme disculpado... -Susurré tímida, agachando mi mirada forzosamente, ya que lo único que quería mirar eran los ojos de Johan-sama, aquellos que tanto me encantaban y me hechizaban. Cerré lo ojos con fuerza, apretando cada vez más los doblajes de mi falda, pensé que moriría de la vergüenza, siempre la liaba. Pero... sentí algo que dejó de hacer que apretase mi falda, algo cálido sobre mis labios que me envolvía en un sueño, volvía a sentir el beso de Johan-sama.

Mi respiración comenzaba a disminuir y mis latidos a hacerse más irregulares de lo normal, Johan-sama rodeaba mi cuerpo con sus brazos, pero sentía su cuerpo frío, por eso le abracé con fuerza pegándole a mí para poder hacerle entrar en calor.- ¿Es-está bien Johan-sama...? -Le susurré levemente, parando así el beso que tanto ansiaba, con una expresión un tanto preocupada, hasta que noté como entraba en calor de nuevo, pero en un cierto modo se hacía frío...

Poco a poco Johan-sama empezaba a arrinconarme, era un silencio acogedor, me encantaba su compañía y mucho más su abrazo y sus besos, apartó el cabello que cubría mi cuello ¿por qué lo miraba tanto, lo ansiaba? No entendía el por qué, tampoco quería darle vueltas, no estaba asustada, cualquier cosa que fuese junto a Johan-sama sabía que no sería de temer.

Le miré sonrojada, hasta que decidí dejarme llevar aunque fuese un poco. Lamí su mejilla como si de una gatita se tratase, lenta y continuamente dando pequeñas lengüetadas, después fui a "atacar" a la otra mejilla y por último paré en seco rozando mi nariz con la de Johan-sama.

Un sentimiento de deseo empezaba a recorrerme "sólo un poco más..." pensaba mientras le miraba a sus ojos azules, tan intensos... Llevé mi lengua hacia sus labios y le dí un pequeño lamido, mis manos, tumbadas sobre el sofá pasaron a acariciar los abdominales de Johan-sama y seguidamente su pecho, para luego, volver a darle un tierno beso.

Le amo... -Susurré.-
avatar
Pandora Thalassinos


Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 05/01/2012
Edad : 18

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida a mi oscura morada (priv. Pandora) +18

Mensaje  Invitado el Miér Mar 28, 2012 11:33 pm

No podía negar que aquella sensación de control, dominio y supremacía me excitaba y me sobrecogía. Pandora, que al principio de la velada comenzó siendo la más pura, casta e inocente de las damas, acabó convirtiéndose en el juguete servicial de mis caprichos más obscenos y perversos. Sonreía, triunfal, con aquella victoria sobre la moralidad y la decencia pues le había arrebatado de sus manos sin demasiado esfuerzo a uno de sus peones. Ahora el nacarado tono de la pieza de este ajedrez conocido como vida, se volvería uno negro y de obsidiana como la más cerrada de las noches.

Se disculpa nuevamente como lleva haciendo casi toda la noche por su conducta, pero niego con la cabeza no dándole más atención e importancia de la que de por sí merece. Sus manos acariciaban con ternura y curiosidad mi ejercitado torso, deseosas de palpar mis pectorales y abdominales de buena gana. Pero hay algo que no cuadra en sus sentidos, en sus ojos denoto la inexplicable pregunta, ¿por qué mi cuerpo es gélido en vez de ardiente como sería acorde a la situación? Había sido descuidado, demasiado pero no era nada a lo que no pudiese darle solución. Con un solo pensamiento, bastó para mandar el torrente sanguíneo al resto de mi cuerpo, elevando su temperatura a una más normal. Esto sería más que suficiente para seguir manteniendo mi mascarada, hasta ya llegado el momento.

La escena vuelve a transcurrir con total normalidad hasta que por iniciativa y cuenta de ella, quiere tomar las riendas del asunto como la más experta. Su lengua recorre curiosa y complaciente mis mejillas y mi labio inferior y como guinda del pastel, su reafirmada devoción y amor por mi persona. Sonrío más que complacido. Mis ojos azules son dos estacas en los suyos, fijos inmóviles y sobre todo, atentos. Sustento el mentón de Pandora con relativa firmeza, sin dejar de de observarla, para dedicarle la más perversa de las risotadas y recorrer con la punta de la lengua su mejilla hasta el lóbulo de su oreja izquierda. Saboreo y paladeo cada línea de su deliciosa y exquisita aurícula, para exhalar unos vocablos apenas audibles con una media sonrisa en mi faz.

- Mi amor, es todo para ti esta noche... - susurré lentamente entre tanto mis labios buscaban besar la parte de atrás de sus orejas e ir bajando por su cuello con pequeños mordiscos que van en aumento a otros un poco más sensuales y provocadores.

El rubor carmesí de sus mejillas no tiene pérdida. El impacto ha sido demasiado para ella y esto que va a ocurrir le viene grande. Mis manos, rápidas y escurridizas, se deslizan por encima de sus hombros y su camisa, buscando los botones para desabrochar la parte superior de la prenda. Su cuerpo se muestra ante mi, su pálida y suave piel apenas cubierto por su chaqueta entreabierta y su sostén, firmes prisioneros de sus sugerentes pechos. Aparto con mis dedos los cabellos de su cara, deseo que me mire mientras la hago mía con todo detalle. Mi lengua, sibilosa y viperina, recorre la curva superior de su escote esta vez con lascivia y obscenidad mientras mi mano izquierda se vuelve carcelera de sus muñecas. Su respiración empieza a agitarse de verdad y su cuerpo reacciona a los estímulos de mi amiga sin hueso. Es deliciosa, realmente deliciosa. Pero esto solo acaba de comenzar...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida a mi oscura morada (priv. Pandora) +18

Mensaje  Pandora Thalassinos el Vie Abr 06, 2012 4:58 pm

Volvió a negar con la cabeza por mi conducta, creo que empezaba a ser una pesada con tantas disculpas que soltaba... Quería volver a disculparme, pero suponía que eso sería un bucle infinito, lo mejor sería callarme y limitarme a seguir con lo que estaba, admirando la belleza de Johan-sama y callando mientras miraba sus labios. Sus finos y dulces labios...

Su cuerpo, por un momento parecía que se había puesto cálido, pero para mí, en otro sentido, se notaba frío... ¿Por qué lo notaría así? Yo misma estaba tocando su cuerpo, su ejercitado cuerpo, que estaba cálido, pero... ¿por qué lo notaba frío? Más bien, notaba frío a Johan-sama, como si todo lo que estuviese diciendo fuesen mentiras, como si no mostrase sentimientos... Quizás me estaba emparanoiando, quizás Johan-sama me decía todo eso de verdad, pero... aunque no se esperase, siempre puede haber un "O quizás no..." Por una tontería empezaba a dudar de todo lo que me había dicho, de lo que me había hablado o de lo que el verdaderamente mostraba, todo por no creerlo del todo.

Por un momento me paro en seco. La sonrisa y los ojos de Johan-sama clavados en los míos hicieron que nada de lo que estaba pensando hace un momento me importase ahora, mis labios deseaban los suyos, mis ojos no querían apartarse de su mirada, mi cuerpo se sentía atraído por el de Johan-sama, mientras mi corazón, mi pequeño corazón, sólo latía por tener a Johan-sama a mi lado, para mí sola, y eso era lo que quería, no me importaba que fuese un deseo egoísta, o ser una consentida por ello, porque lo que quería era a Johan-sama para mí... No soportaba la idea de pensar que Johan-sama estuviera enamorado de otra chica... Un deseo egoísta se apoderaba de mí.

Notar como Johan-sama agarraba mi mentón con firmeza, hacía que, de alguna manera, me hiciese pequeñas y delicadas cosquillas... Gemí levemente, mientras cerraba los ojos con fuerza, la punta de la lengua de Johan-sama recorría por mi mejilla hasta llegar al lóbulo de mi oreja izquierda, notar aquel cosquilleo hacia que me diese algo de placer, era demasiado débil al notar aquellas sensaciones... muy débil. Volví a abrir mis ojos, algo sorprendida, con una mirada inocente y tierna posándose sobre los ojos de Johan-sama... ¿su amor.. me pertenecería esta noche? No pude evitar sonrojarme más de la cuenta, nadie me había dicho nada así, tampoco es que nadie me hubiese guardado tanto cariño, me sentía emocionada, nerviosa y muy encariñada...

De nuevo volvía a gemir, Johan-sama empezaba a morderme lentamente en mi zona más sensible, el cuello, mis gemidos iban aumentando el tono de voz según lo fuerte que iba siendo el mordisco que Johan-sama me daba. Apreté los doblajes de su camisa, intentando no gemir, pero se me hacía imposible, muy imposible. Gra-gracias por todo lo que está ha-haciendo hoy por mí... Johan-sama... - Susurré en un tono leve y nervioso, entre algún gemido de por medio.

Por un momento noté como sus manos se posaron en mis hombros para luego bajar hasta mi camiseta, desabrochando los botones de ésta. "¿Qu-qué pretende Jo-Johan-sama...? ¿P-por qué ha-hace esto...?" Mis pensamientos cada vez se quedaban más en blanco, haciéndose múltiples preguntas de la reacción de Johan-sama, mi inocencia volvía a mí, no estaría haciendo esto para nada sucio, porque Johan-sama no es así, no, no lo es, ¿verdad...? Vuelvo a notar su lengua, dejando atrás, de nuevo, mis anteriores pensamientos, rompiendo el silencio con mis gemidos, pero ahora notaba algo nuevo, mi cuerpo empezaba a acelerarse y mi corazón no paraba de ir rápidamente a la vez que mi cuerpo, la respiración se me agitaba, esto era a lo que ahora podría llamar "jadeo". Por tan poco y ya empezaba a jadear, me sentía mal siendo la única que no hacía nada, yo también quería hacer algo por Johan-sama, sin preguntar, por mí misma, pero no sabía cómo ni el qué...

Miraba a Johan-sama muy sonrojada, entre sonoros jadeos, me daba muchísima vergüenza que pudiera mirar mi ropa interior, era de un tono negro, seguramente pensaría que era una sosa, o algo así. Tampoco sé por qué tenía que llevar el uniforme escolar, quizás a Johan-sama le molestase que fuese una niña que todavía acude a la universidad... Pero, mis sentimientos eran reales, yo amaba a Johan-sama, daba igual que le acabara de conocer, daba igual que yo fuese una niñata y él un adulto, todo me daba igual... Quiero estar con él... Aunque él esté con más chicas, solamente quiero seguir a su lado, las demás chicas ahora me dan igual, si así Johan-sama es feliz, yo también estaré feliz por ello. Mi felicidad depende únicamente de Johan-sama...

Me quedé mirándole con los ojos llorosos, quería llorar de felicidad porque ahora había encontrado a alguien en mi vida que hacía que tuviese sentido... Le abracé pegándole a mí del todo, apoyando su pecho contra el mío.- Prométame que si-siempre estaremos jun-juntos... -Susurré levemente entre algunas lágrimas, para después dejar de abrazarlo y mirarle a los ojos, con una leve sonrisa, una sonrisa que él me sacaba.


avatar
Pandora Thalassinos


Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 05/01/2012
Edad : 18

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida a mi oscura morada (priv. Pandora) +18

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.