Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Invitado el Dom Mar 04, 2012 1:23 am

Domingo. Noche despejada pero el frío sigue siendo vigente en el aire, como si el invierno no quisiese que la primavera llegase aún. Por fin, ha llegado el día, el momento deseado. Hoy sería por fin el día en el que nos daríamos a conocer oficialmente al mundo. Transylvanian Terror dejaría de ser una quimera y sería el nuevo estilo de vida de todo Heaven's Door... no, del planeta entero. Al fin, el nombre de Strigos y su grupo serían recordados para toda la eternidad y nada ni nadie podría impedirlo.

Había llegado bastante más temprano de la hora prevista para el espectáculo, pero como líder no podía permitir que nada saliese mal, absolutamente nada debía pasar inadvertido a mi supervisión. Los carteles decoraban de manera vistosa todo el salón y en el exterior toda la fachada del Geninhorn y los edificios colindantes. Debía admitir que el jefe, aunque era en sí mismo una imperfección, había captado toda la esencia para llamar y embaucar a todos para que acudieran al concierto. Oscuro, seductor, misterioso y recargado. Esas podían ser unas palabras más que adecuadas para describir el letrero del evento. Acabas de ganarte mi respeto jefe, pero sólo someramente.


No podía despistarme, así que continué comprobando todo lo demás: equipo de música, la mesa de mezclas, micrófonos, altavoces... Todo. Al fin, puedo relajarme un rato y despreocuparme de la sarta de incompetentes que pensaban que hacían apropiadamente su trabajo. Necios, idiotas e inútiles. Si quieres hacer algo debes hacerlo por ti mismo. Me siento encima de uno de los altavoces viendo como van llegando el grupo de coristas para el primer número de la noche y se dirigen al backstage a prepararse para la actuación, entre las cuales veo alguna que otra muchacha más que apetecible para hincarle el diente. No termino de avistar a la última muchacha cuando una cortina semitransparente queda suspendida en el aire, separando la zona donde aparecerían los coros y por otro lado donde estaríamos nosotros.

Finalmente, con cierta tranquilidad y sosiego, puedo sostener a Tartarus en mis manos, afinándolo y verificando que pudiera emitir en el show sus mejores rugidos. Ahora, mientras sigo con mi reconocimiento, tan solo queda aguardar a que acudan Irina y Thanatos, que aún con las pocas sesiones de ensayos como grupo formal nos convertíamos en insuperables. Y es este pensamiento, esta idea que fugazmente rebota en los confines de mi mente la que grita desde adentro: "Esta noche el mundo será nuestro".


Última edición por Johan von Strigos el Miér Abr 04, 2012 5:44 pm, editado 2 veces
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Irina Dragunova el Lun Mar 05, 2012 4:52 pm

Otro semáforo en rojo más para el recuerdo. Ni era paciente, ni me sobraba tiempo como para estar parándome cada dos por tres. Me había demorado un poco con la parafernalia, pero… había merecido la pena.

Mientras el GPS me indicaba el camino con su mecánica voz, en mi mente no paraban de surgir pensamientos de lo más excitantes, y unas palabras se repetían en cada uno de ellos: Dinero, fama… y todo lo que ello conllevaba, todo esto haciendo lo único (aparte de follar) que me gustaba y sabía hacer. Y otro factor que había que tener en cuenta eran mis compañeros… además de profesionales, estaban buenísimos. La vida me sonreía, aunque… ¿A caso había dejado de hacerlo alguna vez?

La voz del GPS me sacó de mis ensoñaciones. Ya había llegado a mi destino, donde mis expectativas se cumplirían. No tenía duda alguna. Eché una mirada a la entrada de aquel local, y sonreí complacida. Alrededor de la puerta principal del Geninhorn estaban empezando a arremolinarse nuestros futuros fans. Aparqué mi preciado coche un poco alejado del local (vete tú a saber lo que esa gente podía hacer) y salí de él con mi bajo en la espalda. Una ráfaga de aire agitó mi pelo, y de haber sido humana, me hubiera estremecido. Aquella noche era fría… habría que calentarla.

Me dirigí con paso decidido a la entrada principal del Geninhorn; debía de haber una puerta trasera, pero no me apetecía buscarla. Me abrí paso entre la gente, que dedicaban miradas de cabreo y sorpresa, aunque no le di importancia. Una gélida mirada bastó como para que el vampiro que había de portero se hiciese hacia un lado.

Pasé al interior del local, que no me dejó para nada indiferente. Aquel antro tenía su encanto, al fin y al cabo. No me detuve mucho a mirarlo, ya que tenía que localizar a mi querido guitarrista de melodiosa voz. No tardé mucho en divisarlo. Johan estaba sentado sobre un altavoz, afinando a su queridísima guitarra. Parecía abstraído del murmullo del Geninhorn, que poco a poco se hacía más notable. Me hubiese gustado perderme en la música junto a él…

¿En qué coño estaba pensando?

Suspiré y me dirigí hacia él, esquivando a la gente. Cuando llegué a él, seguía con la cabeza agachada- Buenas noches, querrido- Le saludé, y esta vez sí que levantó la cabeza. Le dediqué una exclusiva y sensual sonrisa, y me quité el bajo de la espalda, sacando mi peculiar bajo con forma de piraña. Noté como me miraba con sus intensos ojos azul cobalto, parecía que le gustaba el look que me había puesto para el concierto.

Si… desde luego, era sencillo y agresivo. Mi larga melena plateada lucía suelta y despeinada, dándome un aspecto más salvaje. Mis uñas y mis labios estaban pintados de negro, y destacaban en mi clara piel; el oscuro maquillaje de mis ojos hacían que mi dorada mirada fuese aún más intensa y sensual. Unos ceñidos pantalones con rotos dejaban entrever mis piernas, que terminaban en unas toscas y pesadas botas de plataforma, y en la parte de arriba… nada. Ahora llevaba una chupa de cuero, pero no duraría mucho, y la única censura que habría serían un par de tiras negras en forma de X tapando mis pezones. Y por supuesto, no podían faltar mis pulseras y mi collar de pinchos, mis guantes de rejilla y un acertado cinturón con una calavera de plata con hebilla.

Me quité la chupa, dejándola por ahí tirada, y me puse mi querido bajo.-Serrá mejorr que vaya calentando, Thanatos estarrá al caerr… - Comencé a juguetear con las cuerdas del bajo, mientras observaba todo a mi alrededor: el escenario, los focos, la gente… Un detalle en especial llamó mi atención: un cartel anunciándonos. Volví mi mirada a Johan, divertida- Vaya… ¿Quién se ha currado todo esto?-Pregunté. Sí, podría parecer raro que un miembro de la banda no supiese ni quién le patrocinaba, pero de estas cosas se encargaba Johan, y aún no me había puesto al corriente de todo.

Esperé su respuesta, sin dejar de tocar mi bajo. Estaba deseando empezar ya.
avatar
Irina Dragunova


Mensajes : 193
Fecha de inscripción : 04/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Invitado el Jue Mar 08, 2012 2:13 am

El día citado por Strigos había llegado. Thanatos, aún dubitativo y receloso de la confluencia de las pasadas noches en su morada con motivo del par de ensayos como grupo o banda, no sabía si aún estaba preparado para aquello, para lo que su líder le prometió, un nuevo mundo en forma del conjunto de Johan, Irina y él llamados Transylvanian Terror. Mas no podía negar, que un rincón muy recóndito de su ya muerto corazón, sentía una cierta exaltación que no había vivido desde hace ya bastante tiempo. ¿Sería aquello lo suficientemente bueno para cambiar su estilo de vida? Él anhelaba en el fondo que fuese así. Partió de su casa, con su habitual atuendo pardo y descuidado, sus desgastadas botas levemente cubiertas de barro y con sus inseparables compañeras de tránsito: su pala y sus baquetas.

Así inició pues el trayecto con rumbo al local de nombre Geninhorn, donde desarrollarían la tan aclamada noche de concierto y la primera de muchas más que vendrían a continuación según Strigos. Si él lo decía, alguien que ya era una entidad dada a conocer en ese ambiente, él lo creería y por supuesto, lo seguiría. Prosiguió con su caminar hasta que dio con el susodicho lugar o eso creía él. Las fachadas de los edificios de los alrededores estaban estampados con varias decenas de carteles que así lo atestiguaban junto a la gran concentración de gente que aguardaba su turno para entrar en el local. La euforia y la agitación se respiraba en cada uno de los allí presentes, en mayor o en menor medida, Thanatos sabía a lo que venían y lo reconocía. Indiferente, avanzó hasta donde se hallaba la vampiresa que permitía el acceso al interior, identificándose como el batería del grupo que iba a tocar. Ésta recelosa al principio, parecía que iba a negarle la entrada pero al final, le invita a que pase.

El estancado ambiente del lugar, el calor de los allí presentes combinados con el hedor del tabaco y el alcohol no bastaban para inmutar el semblante del sepulturero pues a lo largo de su carrera como enterrador, tuvo que tratar con cadáveres impregnados de un aroma mucho más contundente. Desubicado, comenzó a descender al abismo de neones rojos y púrpuras, haciéndose hueco con relativa facilidad dado su gran corpulencia hasta el umbral del escenario donde suponía que tocarían. Dentro del fragoroso murmullo de los allí presentes, Thanatos pudo discernir uno que le resultaba bastante familiar, una voz femenina que rápidamente pudo asociar a su bella compatriota, la señorita Dragunov.

Con un objetivo fijo, se dispuso a buscar un acceso a la parte superior, dando con unas escaleras ocultas bastante escondidas en el lateral derecho. El blancuzco sepulturero ascendió con parsimonia, dando por fin al backstage y donde se hallaban sus compañeros del grupo. Pero algo no fue bien, pues Thanatos no era el que se hallaba allí ahora, sino su lado más oscuro que atraído y llamado por la lobreguez del lugar hizo acto de presencia, dominando ahora el cuerpo del enterrador. De su cuerpo emergía una energía negra y densa como el alquitrán, mucho más de lo habitual pudiéndose vislumbrar solo sus nacarados dientes entre toda esa oscuridad. Esto no pasa inadvertido y los que allí se encontraban podían notar cierta inquietud ante la imagen del macabro batería saliendo literalmente de un mar de oscuridad que un instante se formó en el fondo del escenario. El desaliñado peliblanco miró a través de su flequillo a sus socios para presentarse nuevamente, esta vez con una sonrisa propia de un animal o peor aún, la de un monstruo.

- Buenas noches camarrradas... - saludó el siniestro hombre con una enorme sonrisa apretada con fuerza, encaminándose a su instrumento ya previamente preparado y supervisado, sin hacer demasiado caso a los que allí se encontraban.

El bárbaro de cabellos blancas se había acomodado en su sillín y acariciaba con sus falanges la superficie tersa de los tambores, entre pequeñas risotadas entrecortadas y respiraciones agitadas. El que se encontraba allí, el que no recibía nombre salvo el de Undertaker, ambicionaba que todo se volviera oscuro y negro para que pudiera dar lugar el espectáculo que haría estremecer de placer a las mismísimas Parcas.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Invitado el Vie Mar 09, 2012 10:23 am

Aquella noche el amo tenía un acontecimiento muy importante, según lo que me había dicho. Por lo visto era un gran paso en su trabajo-Al parecer su trabajo era tocar aquel instrumento que me mostró poco después de encenderme, se llamaba guitarra.-. Aunque además de eso, el amo tenía otro trabajo, relacionado con un local de inmensas proporciones-al menos para mi-, en el cual se llevaría a cabo el acontecimiento, su primer concierto a lo grande.

En cuanto llegamos allí, empezó a encargarse de sus cosas-el amo era un hombre muy ocupado.-, por lo que me las tuve que apañar un poco sola. No sabía muy bien que hacer, el amo casi no me daba órdenes, por lo que muy a menudo tenía que andar a mis anchas y actuar según lo que mi instinto me decía. Total, que empecé a dar vueltas por el recinto. Había por allí pululando un montón de gente "¿Será por el concierto todo este revuelo?", pensé, mientras me entretenía en ver a la gente pasar por delante de mi hacia una zona que no estaba muy lejos de donde el amo se encontraba practicando con su guitarra.

Luego, además, entró una mujer muy atractiva. No es que me diese buena espina-ni mucho menos-pero parecía, a simple vista, que podía ser más simpática que la tonta esa que se nos había metido en casa hacía poco. Gina, también llamada la chacha, porque es lo que era. De todas formas, el amo tenía un montón de amigas, a cada cual más guarra.

Me quedé un poco embelesada mirando al amo y a la chica, pero no me di cuenta de ello hasta que ella no se quitó la chupa y...¡No llevaba nada! Mi cara enrojeció e intenté dejar de mirarlos-al menos, tan fijamente-pero mis ojos estaban clavados en aquellas...únicamente tapadas por unas tiras negras en forma de X. No supe hacia donde mirar hasta que, por suerte, apareció otro hombre. El cual se dirigió también hacia el amo y la mujer. Serían sus compinches o algo.

Decidí que igual era una tontería quedarme allí mirando como una tonta-valga la redundancia-, así que empecé a andar hasta el grupillo. A medida que me iba acercando, mi cara se iba agachando más y más. Aquellas...tetas, eran inquietantes. Aún así, llegué hasta ellos-lo supe, porque mi pie chocó contra algo-, me subí con cierta dificultad al escenario, para sentarme al borde del mismo, cerca de mi amo.

Le eché un rápido vistazo a la mujer y volví a agachar la cabeza. Pero pensé que lo adecuado sería presentarme, sino pensarían que una chica cualquiera se había ido a sentar allí con ellos.

-Hola, s-soy D-Dinamo...el pet d-de mi...amo-Dije, al tiempo que me miraba los pies.


avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Vittorio Gizamaluke el Sáb Mar 10, 2012 7:57 pm

No era un domingo como otro cualquiera y algo dentro de mí me decía que no lo sería en absoluto. Hace aproximadamente una semana, recibí una llamada de Absalom, el cual me invitaba a un concierto. Simplemente me dijo si me apetecía ir así que, extrañado, acepté sin pensármelo dos veces.
Ya había salido de casa desde hacía tiempo, habiéndome colocado para la ocasión un pantalón de cuero ceñido que tenía por ahí perdido en el armario, que me quedaba como un guante por cierto… Pero por aquello tuve que dirigirme a pie hacia allí. Estaba algo animado, para que sea un grupo en el que Absalom se haya fijado aparentemente tendría que tener bastantes buenas críticas y tener bastante talento musical, así que sería un lujo verlos (suponiendo que no hubiera fallado en mi lógica)… Pero ¿cuántos serían? ¿Hombres? ¿Mujeres? ¿Humanos o vampiros? En verdad Absalom no me explicó ni siquiera los componentes, solo me dijo el tipo de música que tocaban para cerciorarse que fuera a un concierto de música que me gustara.

Todavía faltaba una hora para el concierto y yo ya estaba llegando. A medida que me acercaba, pude ver ciertos carteles que constataban el acto, lugar y la hora que Absalom me dijo hasta que al final llegué, parándome enfrente de la puerta… GENINHORN…. Nombre que ya inspiraba respeto. Estando fuera, un gorila/armario empotrado, me pidió la entrada, así que la saqué del bolsillo de mi chaqueta y se la entregué, haciéndose un paso a su derecha e invitándome el pasar con un movimiento de cabeza.

Entré y, pasando simplemente el umbral de la puerta, un aroma tétrico y lúgubre accedió a cada poro de mi piel, haciendo que se erizara por completo pero era, en cierto modo, demasiado atrayente… No tenía hora, pero aquel lugar estaba lleno de gente, hablando y esperando al grupo que, si no recuerdo mal, eran los Transylvanian Terror… Fui a la barra y me pedí una cerveza, la cual fui tomando poco a poco, mirando a mi alrededor, colocándome justo a primera fila del escenario. Cada vez iban entrando más y más personas, entre ellas tanto humanos como vampiros, pero ni rastro de Absalom, así que decidí enviarle un mensaje al móvil, intentando contactar con él.

"Hey tío, estoy dentro, esto cada vez se está llenando más y no sé si podré guardarte el sitio. No tardes mucho."

Después de enviarle el mensaje, me quedé mirando el telón tupido negro, embelesado. Tal vez estuvieran detrás de él, repasando lo mínimo y afinando sus instrumentos. Si alguien conocido había a mi alrededor, no me habría dado cuenta pues estaba, en cierta manera, deseando que empezara el espectáculo, preguntando el cómo tocarían de bien.

avatar
Vittorio Gizamaluke

Mensajes : 422
Fecha de inscripción : 29/12/2011
Edad : 24

Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Invitado el Lun Mar 12, 2012 10:40 am

Había oído hablar hacía unos días a algunas personas jóvenes del concierto de un nuevo grupo llamado Transylvanian Terror en un local llamado Geninhorn. Había sido de las últimas en comprar la entrada al concierto, puesto que tuvo que enterarse de donde las vendían. Le gustaba la música, aunque apenas conociese del estilo del grupo, y podía permitirse pagar la entrada para ese día. Además, nunca estaba de más apoyar a los nuevos músicos en su camino al éxito.
Esa noche, antes de salir, se había puesto ropa en condiciones para aguantar lo que podrían ser horas de pie, algo cómodo pero arreglado: pantalones negros con una cadena, camiseta de tirantes roja ajustada, una chaqueta blanca, botas sin tacón pero con un poco de alza y un bolso con lo que consideraba imprescindible. Después salió de casa camino del concierto.
Cuando llegó al lugar se encontró con una cola de gente esperando a entrar en la puerta. Parecía que el estilo del grupo gustaba a bastante gente y todos ellos parecían expectantes. Pasó bastante tiempo sin apenas avance en la cola. Algunos de los que llegaban a la entrada acababan por irse cabizbajos y gruñendo entre dientes, posiblemente por intentar colarse dentro.
Al fin alcanzó la entrada y se encontró frente al señor segurata, el cual imponía bastante por su altura y su tremenda anchura. Ella sacó la entrada del bolsillo interior de la chaqueta y, tras permitir que comprobasen su autenticidad, entró al interior del local.
Tuvo que quitarse la chaqueta nada más entrar debido a que, con tanta gente dentro, ya empezaba a notarse calor. No se quería imaginar cómo sería aquello cuando el grupo estuviese tocando y todo el mundo se apretujase para estar más cerca de ellos.
Miró a su alrededor, guardó la chaqueta doblada en su bolso y se acercó al escenario en lugar de ir a por algo de beber, tendría que coger sitio si quería verlos bien y aquello cada vez estaba más lleno.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Kyosuke Minazuki el Vie Mar 16, 2012 5:34 pm

Hará cosa de unos cuatro días que Absalom me llamó. Me anunció que se iba a dar un concierto, y que quería invitarme a ir con él. Gustoso, había accedido, no sin antes preguntarle a qué hora me iba a recoger. Así pues, elegí la ropa que me iba a poner para la ocasión, obtuve mi entrada por un buen precio. Sólo quedaba esperar. Por fin, tras haberlo deseado fervientemente, llegó el día del concierto.

Me desperté un poco más tarde de lo habitual, pues iba a ser una noche larga, y necesitaba estar descansado. A las 4 de la tarde, estaba haciendo tiempo, pensando en el espectáculo y en más cosas. Absalom me había dicho que pasaría a buscarme a eso de las 7 y media, cuando ya no había luz diurna. Casi sin darme cuenta, pasó el tiempo, y la hora estaba próxima. Con bastante apuro, fui a meterme en la ducha, pero justo cuando me disponía a abrir el grifo, sonó el timbre de mi puerta. "Genial... Absalom aquí, y yo sin estar listo... No tendría que haberme dejado ir...", pensaba, mientras me enrollaba una toalla a la cintura y me dirigía a la entrada, para decirle que pasara y me esperase. Menudo descuido por mi parte...

Abrí, estando en paños menores, con bastante prisa, y le indiqué que se me había ido la hora, y que iba a ducharme. Le invité a pasar, y, mientras me dirigía al baño, le anuncié que estuviese como en su casa. Iba con tanta prisa, que olvidé cerrar la puerta del baño, lancé la toalla de mi cintura a donde primero vi, y entré en la ducha. Abrí el agua caliente, y mientras me enjabonaba bien la cabeza, me dí cuenta de que había alguien a mi espalda... Me giré, y vi que Absalom había decidido "bañarse" conmigo. Me miraba con cierta lascivia, por lo que pude intuir sus pensamientos. Ya estaba sin ropa, de modo que no tenía más opción... aunque fuese lo que de verdad quería. Al ir justos de tiempo, mientras el agua caliente caía sobre ambos, cogí una loción corporal neutra, de las que respetan la piel, y me lubriqué, mientras intercambiábamos besos, mordiscos y caricias. Dejé que me tomara en sus brazos y me apoyara de espaldas a la pared... Fue rápido, pero intenso y placentero. La mejor ducha que había tenido en mi vida, he de decir. Al salir, le pasé una toalla para que se secara, y cogí la misma que me había enrollado hacía varios minutos alrededor de la cintura. Entre risas, le comenté que era un alborotador y que íbamos a llegar tarde...

Corrí a mi dormitorio para vestirme a toda prisa, con un pantalón negro, camisa negra y chaqueta de cuero. Me arreglé el alborotado pelo como pude, y en 10 minutos ya estaba listo. Me dirigí al salón, donde Absalom me esperaba, y fuimos juntos hacia la puerta, no sin antes echarle un vistazo al cuadro que colgaba de la pared. Le había cogido cariño a aquel puzle...
avatar
Kyosuke Minazuki


Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 10/01/2012
Edad : 22
Localización : My black shadow... at the foot of your bed...

Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Void el Vie Mar 16, 2012 7:33 pm

Domingo. El día consagrado a la gracia de dios, dies Dominicus, festivo y parte del fin de semana por decreto en un principio de Constantino I el Grande, y después en el S. XVI por un concilio papal. Es una fecha curiosa a elegir para un concierto perpetrado en su totalidad por componentes vampíricos, pero tal vez los Transylvanian Terror obtenían la misma diversión interna e irónica en celebrar su concierto más importante en semejante día. La media sonrisa de antemano satisfecha, pero no por ello menos siniestra, no se le borraba de la cara.

No olvidó añadir un casco para Kyo en una de las maletas de cuero de su moto, y raudo cual rayo blanco, atravesó la ciudad en cuanto el sol hubo escondido sus últimos rayos. Por apenas un par de minutos, no se abrasó la cara ligeramente. Pero, no importaba. Tenía más que memorizada la dirección de Kyo: Un piso situado en un gran edificio, espacioso y perfecto para una sola persona. Llegó tan puntual como siempre que se lo proponía, y saltandose la puerta general del edificio, subió diligente a tocar a su puerta.

Se sabía tan impecable como siempre, enfundado en cuero de cabeza a pies y con el albino pelo suelto a su espalda. Pero no tuvo remedio en romper la perfectamente sensual y seductora expresión de saludo en su cara, cuando el amado y adorado humano le abrió con tan sólo una toalla entre él y el paraíso. Le miró de arriba abajo, enteramente, con lentitud y deliberadamente, mientras cerraba la puerta a su espalda, y le veía irse dentro del piso.

En un principio se encontró demasiado sorprendido como para decir nada, y le dejó marchar al cuarto de baño. De un rápido vistazo, reconoció la casa entera. Preciosa, en un estilo victoriano con matices góticos. En la entrada, perfectamente enmarcado y encuadrado respecto a las líneas rectas de la pared que lo acoge, hay un puzzle colgado. Entra respetuosamente al hogar que ocupa su amado, y un salón perfectamente amueblado le sale al paso. En una de las paredes hay una escalerilla que conduce a un pequeño palco en el que hay una gran estantería llena de libros –titulos bastante interesantes, a juzgar por los que lee aún parado en mitad del salón-; una cocina-comedor bien equipada, un estudio con otra estantería repleta, una pequeña mesa, silla, y un sillón bastante cómodo, perfecto para leer cómodamente; un baño donde Kyo se ha perdido, y una puerta que, supuso, daría al dormitorio. Se quitó la larga chaqueta de cuero y la dejó sobre el respaldo del sofá que más cerca le tenía a mano.

Pero no podía dejar de pensar en la hermosa, suave y tersa joven piel que le había salido a recibir. Relamió lentamente una de sus comisuras, pensando rápidamente… Y acabó por aparecer desnudo a espaldas de Kyo, que ya estaba enjabonado bajo el potente chorro de agua caliente. Le sonrió con cierta lascivia, apresándolo con gentileza contra los azulejos, no importándole en absoluto mojarse. Comenzó un eterno, sabroso, y lujurioso beso pasado por agua, entrelazando ambas lenguas ansioso de sentir más. Se mordieron el uno al otro, decidiendo Absalom no beber de él… De momento, para que pudiera disfrutar al máximo del concierto. Tras los intensos preliminares, tomó en brazos con cuidado y delicadeza a Kyo para alzarlo sin problema alguno, apoyando su espalda contra la pared, agradeciendo mentalmente que él mismo hubiese decidido lubricarse, y comenzó a complacerle a los ritmos que le hacía rugir en gemidos,

Habiendo administrado el tiempo casi rayando la perfección, le dejó bajar con dulzura, y le ayudó a terminar de ducharse, besándole en pequeños mimos casi inocentes. Salieron ambos pues de la ducha, y el peliblanco agradeció tener una toalla para sí. Se quitó por fin el flequillo de la frente, secandose enteramente mientras reía ante las palabras del moreno. Sí, era un alborotador, pero estaba ansioso de la adrenalina que siempre le provocaban los nuevos contratos. Y más con la prometedora joya a la que irían a ver esta noche. Había estado investigando sobre ellos y su estilo, su música, y cómo no, algo del pasado de cada miembro. Lo justo para conocerles un poco mejor, y por tanto estar aventajado, pero no lo suficiente como para estar considerado de mal gusto.

Habiendo usado su vampírica habilidad de la velocidad, ya estaba vestido de sobra y jugueteando con las llaves de la moto en la mano. Sonrió de medio lado, más que aprobando la vestimenta que llevaba, y le cedió el paso a que saliese primero. Cerró tras ambos, y le guió hasta su moto sin prisa alguna. Sin embargo, en cuanto se aseguró que tenía puesto el casco, le cedió el asiento delantero, apegandole hacia delante para sentarse junto a él, en un pegado –y ligeramente provocativo, todo hay que decirlo- abrazo. Alcanzó sin problemas el manillar, y mientras pisaba el gas al máximo, mimó en pequeños mordisquitos y lamidas el pequeño trozo de cuello humano que quedaba a la vista.

Llegaron tan sólo 5 minutos tarde a la puerta del local, y aparcó sin problemas en su reservado: Justo enfrente de la entrada al local, llamado Geninhorn. Sugerente, sin duda. Había de por sí una cola en la entrada, tal vez desesperados de última hora que no pudieron conseguir entrada, y están esperando a que los dejen entrar para poder ver al grupo. Pero Absalom ya se había –en parte- encargado de que se vendiera hasta la última entrada, y sabía que el portero y el dueño del local no dejarían entrar a nadie de gratis.

Desmontó de la moto sin problemas, habiéndosele secado el pelo tras casi los 250 kms por hora que habían alcanzado –no, no había llevado casco- y tendió una mano para ayudar a Kyo a apearse también del vehículo. Tomándole suavemente de la mano, tras haberle ayudado a quitarse el casco, le dio un pequeño beso en la mejilla a modo de disculpa por las velocidades, y le guió hacia el interior del local. Pasando junto al enorme tiparraco que ejercía de portero, el peliblanco le palmeó uno de sus hipermusculados hombros, con un suave “Cuida a mi niña, Dimitri”, clara orden que el portero acataría si sabía lo que le convenía.

Moto de Absalom, alias su niña:

Humano y vampiro, saltandose la cola cuales VIP que eran, entraron al Genginhorn. Enseguida, Absalom inspiró profundamente, analizando el ambiente con su más primario instinto de cazador, sabiendo que se le notarían ciertos reflejos rojos en los ojos y su aura sería más fácilmente detectable. Resaltaban algunas frialdades puntuales entre el público, vampiros, sobre todo jóvenes, que habían venido a ver a los que pronto serían sus ídolos. En contraste, había una considerable cantidad de humanos, llenando el local, calentando el ambiente con tan sólo su presencia y aglomeración. Dejó de tomar a Kyo de la mano para pasarla alrededor de su cintura. Aunque lo podía encontrar con relativa facilidad, no deseaba que se separase de él. Había demasiado cuero, cadenas, pinchos, y descarados sueltos por ahí.

- ¿Quieres algo para beber antes de que comiencen a tocar?-. Le preguntó, sin tener necesidad de alzar mucho la voz, dado que no se habían internado entre la gente demasiado. Le señaló la barra distraidamente, analizando al camarero. Si no se demoraba demasiado en servir, pronto el ambiente estaría más que listo para el grupo.

Hablando de éste, debía de encontrarse tras la larga y negra cortina de terciopelo que había en el escenario. Sólo se percibían tenuemente tres presencias, una de ellas ya conocida: Irina. Se le pasó brevemente por la cabeza si ella ya sabría de su interés por representar al grupo, pero no estaba centrado precisamente en analizar la psique del grupo, sino el ambiente en sí. Sabía, sin sacar el móvil, que Vitt estaría impaciente, dado que habían quedado con él. Lo busco con su afilada vista, y pronto lo descubrió enfundado en unos apretados y favorecedores pantalones de cuero, en primera fila. Sonrió suavemente, lucía bastante entusiasmado. No muy lejos de él, un movimiento de algo rojo captó su atención cazadora, y descubrió a Chie Sakurada, otra humana, también amiga.

Suspiró entonces satisfecho, y sacudió suavemente la cabeza para concentrarse de nuevo en el presente, y en su acompañante, y volvió a sonreirle, suavemente.
- Ya he encontrado a Vitt-. Anunció feliz y tranquilo-. Cuando quieras nos acercamos, está en primera fila.

_______________________________________
Firma:


~Absalom Void: The power to believe has the ability to even change fate~
I'm not a guy you can mess with
avatar
Void


Mensajes : 628
Fecha de inscripción : 10/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Invitado el Lun Mar 19, 2012 2:16 am

El ensordecedor estrépito del colectivo de aficionados iba haciéndose notar a cada segundo que pasaba más y más. Sonreía, sonreía como hacía tiempo no había hecho. ¿Era acaso por felicidad? ¿Superación y satisfacción personal? ¿O era simplemente un gesto de mi ego? No sabría como describir este sentimiento de poder y superioridad sobre la ingente y caótica horda, que sumisa y obediente acudían al Geninhorn como ovejas al redil. Y aunque esta idea estremecía cada uno de los nervios de mi cuerpo, no era el momento adecuado para sumirse en fantasías, debía poner cada uno de mis sensibles sentidos en el escenario si deseaba complacer a toda esta chusma. Después de todo, ésto marcaría si Transylvanian Terror alcanzaría el podio como la nueva droga musical y modo de vida que yo anhelaba que fuese.

Tartarus me susurra con el tenso y delicado sonido de sus cuerdas que está más que listo para hacer vibrar de orgásmico placer a aquellos que lo aclamaban. Era algo inquietante, pero ocasionalmente, podría jurar que mi guitarra era una extensión de mi psique y que, como tal, pensaba y exigía las mismas cosas que yo. Se podría decir que ella fue hecha para alguien destinado a la fama como yo y yo nací con el único propósito de empuñarla, como si el arma de un honorable guerrero se tratase. Mi sonrisa se amplía más cuando soy consciente al completo de mi entorno y puedo escuchar las sombrías voces de mis muchachos: la sensual y provocadora Irina y el siniestro sepulturero Thanatos. A la llegada de ambos correspondo con un leve movimiento de cabeza a modo de saludo.


- Buenas noches querida, ¿has venido así para el concierto o simplemente querías que no apartase la vista de ti? - dije sensual sin evitar apartar la vista de la única barrera que separaban sus pezones de la completa desnudez. - Si deseas buscar al organizador de todo ésto... no podía ser nadie salvo yo, otro no lo habría hecho nada bien... - fardé arrogante y orgulloso mis éxitos a la hora de la organización para dejar escapar al final una ronca risotada.

En mi coloquio con mi querida rusa, percibo tenuemente los pasos y la voz de mi pequeña Dinamo, que de manera adorable y tímida se presentaba ante los otros miembros del grupo. Tan adorable y frágil. Por unos instantes casi olvido que no es humana dado el convincente saludo y forma de comportarse. Me retiro de la vera de la bajista para acercarme a mi asistente, colocarme frente a ella de cuclillas a escasos centímetros de su rostro y acariciar su cabeza con amabilidad y ternura.


- Muy bien preciosa, me alegra ver que has llegado bien. Por un momento pensé que alguien del personal intentaría hacerte algo. - le dije aliviado sin dejar de mesar los cabellos de su dorada melena. - Voy a tocar dentro de poco, así que sé una buena chica y espera en el backstage mientras damos el número, ¿de acuerdo? Si te portas bien podrás ver un truco de magia con Tartarus. - ordené cortésmente a mi menuda acompañante.

Tras ocuparme de todo lo demás era hora de dar lugar a lo esperado. Thanatos ya presidía el escenario desde lo alto de su batería e Irina se encontraba más que dispuesta sosteniendo su bajo, ansiosos ambos por dar espectáculo. No había necesidad de retrasar esto más. Me retiro al backstage haciendo un leve gesto con la mano a modo de despedida a los allí presentes tras el negro telón, con un leve discurso que interrumpen mi marcha al lugar antes mencionado.


- Querida Irina, Thanatos, demos esta noche el primero de los conciertos que harán temblar los mismos cimientos de la Tierra. Que todo el mundo, hombre, mujer o niño tiemble de exaltación y regocijo al escuchar a Transylvanian Terror. Por una noche oscura y eterna.... - exclamé de manera inspiradora hasta desaparecer en la sombría esquina que daba a la espalda del escenario para desaparecer de la vista de todo aquél que se encontrase allí.

Los peones estaban dispuestos, el tablero preparado para el campo de batalla y como el rey de este juego, al igual que el ajedrez, sería el que ejecutaría la orden de dar inicio a la extinción de los prehistóricos grupos como eran conocidos a día de hoy, para dar paso a la nueva era donde nosotros seríamos los soberanos vigentes.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Irina Dragunova el Dom Mar 25, 2012 7:57 pm

Evité sonreír cuando Johan me dijo eso sobre mi atuendo. No sólo pretendía llamar su atención (lo cual me encantaba) si no también la de todo humano, vampiro o ser indefinido que se encontrara esta noche en el Geninhorn. Ellos serían los afortunados que disfrutarían de las vistas que otorgaba mi cuerpo. E iban a sorprenderse más que de eso, mucho más.

Volví mi atención hacia Johan, girándome hacia él. Desde luego, aquel apuesto vampiro nunca me dejaba indiferente. Mira tú que suerte, además de guapo, apañado.- No me esperraba menos de ti, querrido…

Noté entonces la presencia de alguien a mis espaldas, y me giré. Allí estaba Thanatos, como esperaba, con sus inseparables baquetas y su pala. ¿Por qué narices siempre llevaba esa pala con él? Pero hubo algo que me llamó más la atención que su pala. Su expresión, aquella peligrosa y tensa sonrisa que se dibujaba en su rostro. Sin duda, aquel vampiro era de lo más inquietante, aunque aquella misteriosa y macabra aura que le envolvía me atraía… un poco.

-Buenas noches, Thanatos- le saludé en ruso. La verdad, no solía hablar en ruso desde que me transformaron, aunque a veces me apetecía hablar en mi lengua materna. Thanatos se dirigió directamente hacia su batería, sin contestarme, y se sentó en el sillín. De haber sido otra persona, habría soltado una de las mías, pero siendo él, no merecía la pena.

Suspiré. Quería empezar ya, y parece ser que el público también. ¿Dónde estaba Johan? A, ahí, en el borde del escenario hablando con… ¿una niña? Me sorprendió un poco, la verdad; Johan no perdía el tiempo… “Vaya con el vampiro, seduciendo a dulces e inocentes chiquillas…” Solté una pequeña y maliciosa risita. Me entraron ganas de acercarme a la chiquilla y decirle algo, pero esta ya se estaba yendo. Vaya… bueno, si conocía a Johan, la vería después del concierto.

Johan. Quise acercarme a él a preguntarle sobre la niña, pero no me dio tiempo.

<< Querida Irina, Thanatos, demos esta noche el primero de los conciertos que harán temblar los mismos cimientos de la Tierra. Que todo el mundo, hombre, mujer o niño tiemble de exaltación y regocijo al escuchar a Transylvanian Terror. Por una noche oscura y eterna…>>


Vaya palabras, más que inspiradoras, sí señor. Johan llevaba razón. Esta noche traeríamos el infierno a la Tierra, y toda aquella chusma ardería en el placer de nuestra música, de nuestro espectáculo.

Eché una última mirada a mis dos compañeros, que estaban más que dispuestos, y me dirigí hacia la parte del escenario donde haría rugir mi voz y mi bajo. Aguardé la orden de Johan.

Ya estaba totalmente lista para entregarme al espectáculo.
avatar
Irina Dragunova


Mensajes : 193
Fecha de inscripción : 04/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Invitado el Mar Mar 27, 2012 6:04 pm

Desde la cúspide del escenario, atisbaba el batería Undertaker todo lo que acontecía a su alrededor acompañado de su séquito instrumental personal. Observaba con sumo detalle como Strigos, Irina y una pequeña desconocida intercambiaban vocablos con amenidad y otro tipos de emociones que él no alcanzaba a discernir. Su cabeza solo albergaba el deseo de aporrear a golpe de baqueta los bombos y los platillos y cada segundo que aguardaba dicho momento, solo ponían a prueba el aplomo de Undertaker. Como una cascada de un río se tratase, su cuerpo emanaba una densa bruma negra como la más oscura y cerrada de las noches por detrás de su dorso, bajando por todo el decorado. La manifestación de la sombría entidad que residía en el abismo de la personalidad del sepulturero se exteriorizaba vertiginosamente.

El murmullo que se hallaba al otro lado del telón, el coloquio de los mortales que se excitaban tras el backstage, todo lo hubiera podido interpretar con gran rigor mas todo se volvía turbio, vago y ambiguo. Undertaker, contraía y estiraba sus dedos sobre la superficie de la batería, haciendo uso de sus uñas para rallarla. Su respiración se aceleraba rápidamente, irregular y vacilante. Su semblante se iba torciendo en una pura mueca de locura y pavor imaginables, mientras sus caninos a juego con el resto de sus hermanos se oprimían por la fuerza de su maxilar gestaban el más estridente de los chirridos.

La espera hubiese hecho detonar al batería desatando un ataque desenfrenado de neurosis y demencia de no haber sido por las inspiradoras palabras que había pronunciado Strigos, que al igual que una inflexible presa conteniendo a un imparable y torrencial río, devolvió a la calma a Undertaker.

" Querida Irina, Thanatos, demos esta noche el primero de los conciertos que harán temblar los mismos cimientos de la Tierra. Que todo el mundo, hombre, mujer o niño tiemble de exaltación y regocijo al escuchar a Transylvanian Terror. Por una noche oscura y eterna… "

Undertaker, no, Thanatos no podía concebir la idea de que unas simples palabras, una mera disertación podía haber causado semejante impacto en su ser. Solo bastó eso para que el joven enterrador recobrase la consciencia y la ubicación y retornase a su estado inicial. Fue gracias a aquello, el que finalmente comprendiese por qué Strigos era el líder del grupo: entendía y sabía como tratar tanto con Irina como con él para hacer cumplir su mandato. Undertaker, volvió a manifestarse como el joven bárbaro peliblanco que se encontraba agitado y excitado deseando de que fuese el momento del gran debut, de la presentación de Transylvanian Terror.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Invitado el Miér Mar 28, 2012 6:50 pm

El lugar parecía estar llenándose poco a poco y el amo parecía rebosante de alegría. Yo estaba contenta de verle feliz, así que simplemente respondí con una amplia sonrisa a sus palabras y cumplí sus órdenes sin rechistar. Miré una última vez a sus compañeros de grupo, aún con algo de desconfianza para con la muchacha peliblanca, antes de desparecer del escenario para quedarme en el backstage, como el amo me había ordenado.

Había algunas personas dirigiéndose de un lado para otro, con cierta prisa, así que supuse que ya debía faltar poco para que comenzara aquello. Yo me conformaba con poder ver al amo Johan hacer lo que le gustaba, pero por la expectación que se estaba formando, imaginé que sería algo bastante guay. A lo tonto, yo también estaba bastante emocionada con aquello, incluso me preocupaba que algo pudiese salir mal y el amo Johan se quedase triste...pero sabía perfectamente que él lo hacía todo bien, así que seguro que nada saldría mal.

A cada segundo que pasaba me iba poniendo cada vez más nerviosa. Nunca había visto nada como aquello y estaba muerta de curiosidad. Miraba cada movimiento que se producía a mi alrededor pensando: "¿Ya empieza?", pero ya debía quedar muy, muy poquito. Me senté en un rinconcito apartado del backstage desde donde poder ver con claridad al amo sin molestar a nadie. Le miraba con ojitos brillantes, sabiendo que no me defraudaría, que no defraudaría a ninguno de sus fans, porque él era el mejor.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Vittorio Gizamaluke el Dom Abr 01, 2012 6:05 pm

Pfffff... El aburrimiento me mataba. No conocía a nadie, y mira que conozco a gente. Oía gritos, murmullos y jaleo por todas partes, aunque el telón empezara a moverse, solo fue causante de una corriente de aire, así que, cansado, me di la vuelta para volver a ver a la gente allí presente. A mi derecha entonces, fue cuando vi una figura conocida. Chie Sakurada, si no recuerdo mal. Le di un toque en un hombro.

-¿Chie? ¿Eres tú? Soy yo, Vittorio, nos conocimos en el metro, ¿recuerdas?- le dije sonriente- Te pasé la tabla por encima de las piernas, por si todavía no me reconoces. - aunque lo hice sin querer, todo hay que decirlo.

Cuando por fin, en la puerta y desde la multitud vi aparecer la alta figura de Absalom con su novio Kyo. Carraspeé fuertemente al imaginarme cosas que no debería de haberme imaginado; no tenía el porqué ser tan mal pensado en esos aspectos.

Les sonreí y saludé con una mano, haciendo un gesto para que se acercaran. Seguíamos en primera fila, así que no habría problemas en absoluto, supongo. Una vez llegaron los saludé, a Kyo con un apretón de manos y a Absalom con un abrazo amistoso.

-Bueno, no sé si os conoceréis, pero esta es Chie, una amiga- le dije a ambos mientras daba mi último trago a la cerveza.
avatar
Vittorio Gizamaluke

Mensajes : 422
Fecha de inscripción : 29/12/2011
Edad : 24

Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Invitado el Mar Abr 03, 2012 7:18 pm

Estaba tan pendiente de la decoración y el escenario del local que no se había dado cuenta de que a su alrededor había algunos conocidos que también habían acudido al concierto.
Únicamente se percató de ello cuando Vittorio se dirigió a ella recordándole quién era él y el extraño primer encuentro que habían tenido en el metro.
-¡Claro que me acuerdo de tí! ¿Cómo podría olvidarte? -Dijo con la sonrisa que tanto la caracterizaba en sus labios-. Aún tenemos pendiente una cena -Bromeó.
Siguió la mirada de Vittorio hacia la puerta y pudo ver al vampiro peliblanco del centro comercial. Le costó un poco recordar su nombre, era un poco extraño, pero finalmente dio con él.
Esperó a que estuviesen junto a ellos y Vittorio los presentarse.
-A Absalom si lo conozco -no supo si darle dos besos o no debido a que no sabía qué tipo de confianza tendría con él. Al otro chico le tendió la mano para estrecharla- Un placer.
Le encantaba conocer a gente nueva con posibilidades de hacer amistad. Y más en un sitio así mientras esperaba el comienzo del concierto.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Kyosuke Minazuki el Jue Abr 05, 2012 10:08 pm

Salimos de mi casa, y Absalom me condujo hasta su enorme y potente moto. Sin duda era un magnífico vehículo. Me cedió un casco, y en cuanto me lo hube puesto, me dejó sentar delante, quedándose él detrás. Al arrancar, pude sentir la velocidad como nunca antes había hecho. Lo cierto es que no sentí temor de estrellarnos, porque confiaba en el peliblanco. No sé si llegó a percibirlas, pero se me escaparon algunas pequeñas carcajadas, por la emoción de viajar a aquella vertiginosa velocidad.

Al llegar, me ayudó a bajar, y tras quitarme el casco, me dio un beso en la mejilla. Tras dedicarle una sonrisa un tanto pícara, fuimos al interior del local. Estaba atestado de gente, pero entramos saltando toda la cola. Lo cierto es que me sentí privilegiado... y me incomodó ligeramente, pero estaba con Absalom, de modo que no le dí más importancia. Al estar rodeados por las paredes de la estancia, el vampiro pasó su mano por su cintura, como indicando que era posesión suya. Miré a mi alrededor y comprobé que había bastante gente, ante lo que hice un gesto de aprobación. Parecía un concierto realmente importante, y eso me gustaba.

Nos dirigimos a la barra, y Absalom me preguntó si quería beber algo. Lo cierto es que el alcohol no me agradaba en absoluto, por lo que negué con la cabeza, sonriendo. Al escucharle decir que había encontrado a Vitt y decirme que cuando quisiera, nos acercásemos, asentí. Recordaba a Vittorio; había ido a la fiesta de la mansión del peliblanco. Era el mismo que había saltado sobre mí con su skate...

-Lo recuerdo. Estuvo en tu casa el día de la fiesta. Es el que casi me deja calvo con el skate, ¿no? ¡Jajajaja! -comenté mientras me reía, recordando aquel hecho-. ¿Vamos?

Al llegar a donde estaba, Vittorio me saludó con un apretón de manos, que correspondí gustoso y sonriente, y a Absalom con un abrazo. A continuación, nos presentó a una chica que estaba a su lado, Chie. La joven dijo que conocía a Absalom. Vaya, pues sí que conocía a bastante gente el peliblanco. Me tendió la mano para saludar, y asentí, mientras se la estrechaba.

-Encantado, yo soy Kyosuke, pero puedes llamarme Kyo -dije sonriendo. A continuación, dirigí la vista al escenario, y me froté las manos. Tenía algo de frío, pero empezaba a pasarse-. Vaya, estoy impaciente por que empiece. ¿Vosotros? -comenté, mirando alternativamente a Absalom, a Vitt y a Chie.
avatar
Kyosuke Minazuki


Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 10/01/2012
Edad : 22
Localización : My black shadow... at the foot of your bed...

Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Void el Vie Abr 06, 2012 3:08 pm

Al parecer Kyo no había olvidado a Vittorio, y dijo que sí gustosamente a acercarse a ellos. Ellos, porque Chie y Vitt parecían conocerse, lo que sacó una enorme sonrisa al peliblanco, le encantaba que sus amigos y conocidos tuviesen buenas relaciones entre sí. Con Kyo cogido por la cintura en todo momento, y paseando la mirada por los alrededores por si reconocían a alguien más, acabaron junto a ellos en poco tiempo.

Dejó que saludasen primero a Kyo, por supuesto, y correspondió el abrazo de Vittorio con una carcajada, eso era un buen recibimiento y lo demás tonterías. A Kyo ambos le dieron un apretón de manos, y ya se presentó él solo, con lo que Absalom no pudo más que sonreir embobado. Sin embargo, estaba en una noche importante, así que aunque quisiera, no podría pasarsela contemplandole. Así que, dado que Chie no parecía tener la iniciativa a saludarle, él se inclinó cortesmente a darle dos besos en las mejillas, para luego atender a las palabras de Kyo, y asentir.

- Sí, bastante, la verdad. Espero que me digais con sinceridad si os gusta o no la banda.-
Amplió su sonrisa, pero lo dejó estar ahí, no era plan de sacarse con el negocio toda la noche. Tras el telón, no oía todo por el barullo que había frente al escenario, pero el sonido de los instrumentos poniendose a punto era inconfundible.- Parece que no les queda demasiado, por lo que puedo oir, así que hemos llegado justo a tiempo.

Sin resistirse demasiado a ello, dado que era un deseo de lo más simple, acercó de nuevo a Kyo a sí, y le dio un suave beso en la sien, viendo pasar un par de imágenes de lo más sugerentes por su mente de no hacía demasiado tiempo. No dejó de controlar el ambiente, pero se centró más en sus amigos, y les sonrió ampliamente.

_______________________________________
Firma:


~Absalom Void: The power to believe has the ability to even change fate~
I'm not a guy you can mess with
avatar
Void


Mensajes : 628
Fecha de inscripción : 10/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Pandora Thalassinos el Lun Abr 09, 2012 12:49 pm

Eran cerca de las 22:30, para ser exactos, las 22:19. Acababa de terminar de vestirme para concierto del que no tenía ni idea de la música que era, ni de la gente que iría, pero sí que tenía clara una cosa... y era que Johan-sama estaría allí, dando lo mejor de sí mismo. El caso fue que me enteré haría de un par de días yendo al trabajo, me quedé parada enfrente de una farola con una pancarta muy notoria de ver, lo que me llamó la atención fue que parecía un cementerio, y lo cual me hizo pensar que sería el funeral de alguna persona, pero estaba equivocada; era la pancarta del grupo de Johan-sama. Mientras me dí cuenta de este pequeño detalle, sonreí muy contenta de que al fin Johan-sama pudiera dar un concierto, lo que no sabía era por qué no me lo dijo... después de lo que pasamos juntos.

No le dí más vueltas y fui corriendo al trabajo, para luego salir con mi paga de escaso dinero, pero con eso y lo que tenía ahorrado, más algún trabajo extra y propinas, suponía que me llegaba. Fui a comprar las entradas con una sonrisa en mi rostro, aunque, por desgracia, la cola estaba llena, por una parte era muy mala porque podrían acabarse las entradas, pero por otra sería muy buena porque Johan-sama y su grupo tendrían muchos fans más, eso hizo que pudiera sacar una sonrisa. Por fin llegué a estar la primera en la taquilla, y la última en la fila, las entradas casi se habían agotado, pero por suerte justo les quedaban una, la pagué con una sonrisa y seguidamente dí las gracias algo sonrojada por mi timidez.

Y es por ello que ahora estaba aquí, delante de mi espejo terminando de arreglarme, lista para salir por la puerta. Cogí las llaves, le dí un pequeño beso en la cabecita a mi mascota, cogí mi entrada y salí directa a la floristería a coger un pequeño ramo de rosas para cuando Johan-sama terminase, claro está, triunfando. Llegué a Geninhorn con el corazón acelerado por la emoción. Seguidamente dí la entrada para poder pasar, mientras este me ponía una especie de sello en la mano, para que pudiese entrar y salir cuando quisiera, acto seguido, dí las gracias. Había un montón de gente por los alrededores, mas yo sólo pude quedarme por el medio, la gente me daba un poco de miedo, yo no encajaba nada allí, sobre todo por la ropa que llevaba, un azul celeste que destacaba como el que más...

Todo era muy ruidoso y yo no estaba acostumbrada, protegía las flores con mis manos para que, cuando alguien se girase o me diese un pequeño empujón, las flores no se estropeasen. Fue entonces cuando todo se puso muy oscuro, eran las 22:30 y seguramente eso significase que ya empezaría todo...

Que emoción, suerte Johan-sama...
avatar
Pandora Thalassinos


Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 05/01/2012
Edad : 18

Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Invitado el Lun Abr 09, 2012 8:33 pm

Era la hora, había llegado el momento y prueba de ello era la gran exaltación del apabullante público que se encontraba tras el gran telón negro azabache que nos separaba al grupo y a mi de ellos. La sonrisa que aquél momento se reflejaba en mi rostro era imposible que fuese más amplia, por fin, estaba un paso más cerca de realizar mi utopía. La adrenalina del momento y de lo que aún estaba por llegar fluía y recorría todo mi cuerpo como un torrente de energía que avispaba y agudizaba mis sentidos a un nivel superior. Este mismo sentimiento lo podía percibir en cada uno de los integrantes del grupo: Irina no paraba de sonreír mientras su despampanante físico temblaba de emoción y Thanatos despedía un aura que no sabría decir si era algo bueno o malo, solo sé que su cuerpo hiede a impaciencia, y eso era el sello que me daba cierta confianza en él. Era mi hora, mi instante de gloria.

El estrepitoso murmullar de la horda fanática va menguando su volumen conforme las luces del local se vuelven tenues y austeras. Empieza el show, queridos espectadores...


Suspiro e intento hacer mi respiración más fluida para mantener la calma. Todo debía ser perfecto, no toleraría un solo fallo, no ésta noche. Comienza a sonar la señal de Thanatos golpeando con fuerza los bombos de su batería, arropado por los agudos acordes de los violines y los intermitentes instrumentos de vientos que daban inicio a la canción. Un fuerte foco blanco apuntaba a través del batería, haciendo un grácil juego de sombras que se veía reflejado en el telón aterciopelado, mostrando como tocaba con fuerza su instrumento. La música va aumentando de intensidad, las trompas resuenan como los cuernos de los mensajeros de Dios anunciando el fin del mundo dando un cuerpo firme a la melodía, que por un instante cesa para volver a preceder a los violines y a los clarinetes. El retumbar de los bombos es latente, hace temblar todo mi cuerpo a cada batida de brazo de Thanatos. Una solitaria flauta me va guiando hasta el momento en que Irina y yo cobramos más protagonismo. Es entonces cuando llega nuestro momento.

Desde mi puesto, rompo la armonía de los sonidos orquestales con el rugir de Tartarus que perfectamente arropa la melodía con su furioso resonar. Disfruto cada noto que toco, cada acorde que emiten las cuerdas de mi querida guitarra son un orgasmo para mi cuerpo y los oídos de los que allí se encuentran. Es demencial esta sensación, desde luego es totalmente distinto a cuando tocaba en solitario, esto es sencillamente indescriptible. Rasgo cada cuerda de Tartarus con firmeza, exigiéndole que gritara sus notas más infernales para mí, para Transylvanian Terror, para el mundo entero. Los coros entran en acción y con rapidez se colocan a ambos lados del escenario, formando una custodia alrededor de Thanatos e Irina y es justo en el momento que toco la nota adecuada, algo inesperado salvo para mi, impacta en todos los que allí estaban pendientes del espectáculo.

Unas intensas llamas color rojo vivo comienzan a brotar desde el fondo del telón devorándolo en cuestión de segundos, desvelando al fin el escenario con todos los que allí se encontraban, tanto el grupo como las voces corales, que iban vestidos con largas túnicas con capuchas negras, impidiendo que se les pudiera ver el rostro. La gente deja escapar una gran exclamación por el juego pirotécnico, se asombran, aplauden levemente para no interrumpir el número y continúa la canción. Llega su turnos, los orfeones comienzan a cantar al unísono en perfecta sincronía con la música que una vez más vuelve a ganar fuerza y más ahora que se respaldaba en los cantos de los encapuchados. La música gana protagonismo, las voces claman fuerte y tendido, mientras desde las alturas sigo observando sin cesar en tocar a Tartarus que ruge a través de todo el sistema de sonido del Geninhorn. Las preguntas surgen, vuelan por el aire, las puedo escuchar gracias a mi sensible oído incluso a través de todo el estruendoso murmullo. ¿Dónde está Strigos? ¿Donde está el cantante? Tranquilos queridos fans, en breve os daré las respuestas que andáis buscando.

Cómo me gusta hacer éste tipos de cosas y ser el centro de atención. La música orquestal cesa, los coros silencian y el grupo espera. Me dejo caer desde mi observatorio en las alturas, para caer lanzado como una saeta contra el centro del escenario. Aterrizo rápido, utilizando una rodilla para amortiguar la caída manteniendo la mirada fija en el suelo. Sin tiempo a que los espectadores puedan recuperarse de semejante entrada, me incorporo con Tartarus en las manos y comienza mi solo de guitarra, pero esta vez mirando a través de los mechones de color azabache a mi adorado público. Thanatos, sigue el momento tras dejarme unos segundos para mi numerito personal e Irina no es mucho menos y acompaña con el brutal sonido de su bizarro bajo al momento. Los coros, retoman de nuevo su profundo y cavernoso lamento, entrelazando lo armónico con lo estridente, lo orquestal con lo metálico, lo bello y lo más bello aún. Yo sigo en mi número y comienzo a moverme por todo el escenario, para que todo aquél que estuviese en ese momento viéndome grabara a fuego en su memoria aquél instante.

La gente aclama, se vuelve loca ante semejante espectáculo tan solo siendo éste la apertura y el inicio de lo que aún está por llegar. El grupo cesa para dejar nuevamente la música de fondo sonar, donde personalmente animo a la gente a seguirnos con palmas y giros de cabeza dignos de partirse un cuello. La marabunta sigue, no piensa solo reacciona en consecuencia, siguiendo los dictámenes de quien adoran. Nosotros. YO. Transylvanian Terror. Muestro una amplía sonrisa, la dicha y el regocijo que siento por dentro por semejante momento no cabe en mi ser. Disfruto como no disfruto bebiendo de la sangre de una joven o compartiendo cama con la más fogosa de las fulanas. Aquello no tenía nombre, no tenía comparación.

Nos acercamos al último tramo de la pista, doy un paso atrás volviendo a sostener a Tartarus en mis amplias manos para volver a demandar que rugiese una vez más. La banda, arropada por los cantos de los coros lo da todo por terminar, sin saber quién disfrutaba más de los tres, aunque ello realmente importaba poco. Thanatos marca los últimos golpes de su brutal batería acompasado con los instrumentos de viento y como guinda del pastel, el último grito de los coros cerrando la canción tras de sí.


Heaven's Door, Transylvanian Terror ya está aquí.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Irina Dragunova el Sáb Abr 14, 2012 2:39 am

Estoy tranquila, aunque un agradable cosquilleo me recorre el cuerpo entero, no sé si será impaciencia, excitación, o las dos cosas. Y no paro de sonreír. Oigo los murmullos de aquella gente detrás del telón, nuestro público; casi puedo notar su energía. Vaya, que raro esto último… supongo que lo de ser vampiro ha cambiado la percepción de mis sentidos, volviéndolos más finos .Llevo las manos a mi bajo, y acaricio sus gruesas cinco cuerdas, sin provocar ningún sonido, tan solo por placer. Miro a Thanatos un momento; ya está preparado. Perfecto. Estos afortunados tendrán la suerte de ver el nacimiento de Transylvanyan Terror, de vivirlo. “Que dramático había quedado eso” pensé.

La música comienza de la mano de Thanatos; el ritmo de sus golpeos se va clavando en mí. Los violines y demás instrumentos siguen aquel ritmo obedientes, entretejiendo una tensa melodía. Un foco alumbraba a Thanatos, haciendo un original juego de sombras en el telón, creando tensión entre los espectadores. Oigo la música; ya es mi turno. Y el de Johan.

Hago rugir a mí bajo, rompiendo con aquella melodía, y creando otra nueva y desgarradora junto a Johan y su guitarra, rasgando el aire del Geninhorn. Parecía que ya se oía más agitación tras el telón. Y eso me gustaba. Mientras tocaba, los coristas se habían puesto en torno al escenario, cantando y rodeándome con sus místicas voces; aunque no entendía nada, aquel canto me transmitía mucho. La música lo solía conseguir. Sigo tocando, disfrutando de aquella agradable e indescriptible sensación que poco a poco se iba incrementando en mí.

Fuego. Unas llamas van quemando en telón, dejando el escenario a los ojos de todos aquellos afortunados; dejándome a sus ojos, cientos de pares de ojos que me observan con admiración, con respeto… y la sensación de antes se acentúa, y hace que me crezca. Sigo tocando mi bajo, sigo satisfaciendo a toda esa gente que nos observa. Entonces, hago una nota larga, creando una tensión en la sala… y, en menos de un parpadeo, Johan ya está sobre el escenario, como un ángel que acaba de aterrizar en la Tierra. Comenzó a tocar un solo con aquella guitarra suya que parecía gemir con cada nota; no pude evitar desviar mi mirada un segundo hacia él. Dios, todavía no me había acostumbrado a su belleza, y verle así, tocando de aquella forma, con aquella expresión de júbilo en su bello rostro mal disimulada por mechones de su cabello negro… Ah, sería mejor mirar hacia otro lado.

Aquella “pequeña” distracción no me hizo ni mucho menos descompasarme del ritmo de la canción, y me acoplé con facilidad a la melodía de Johan. Nunca antes había conocido a nadie con el que me entendiera tan bien, musicalmente hablando. Y mientras, la gente grita, nos aclama... y quiero más. Me acerco al borde del escenario, inclinándome ligeramente ante ellos y enseñándole los colmillos. Quería oírles gritar aún más, me encantaba aquello, era un enorme y extraño placer, un placer que no había experimentado nunca antes y que me embriagaba completamente. Mis dedos se movían hábiles contra las cuerdas del bajo, y mi mano se deslizaba con soltura por el mástil, sacando un sonido desgarrador y armónico al mismo tiempo. Sin duda, había nacido para esto; ni en otra vida hubiese elegido algo distinto.

La canción estaba a punto de acabar. Los coros, la orquesta, nosotros mismos subimos de intensidad, para culminar con un último verso de los coros, y como no, Johan pone la guinda del pastel <<Heaven's Door, Transylvanian Terror ya está aquí.>> No puedo evitar estremecerme al oír aquello de esos labios, no quepo en mi de gusto. Transylvanian Terror estaban aquí, habían llegado y lo habían hecho a lo grande “¿Había otra forma de hacerlo?” pensé.

Pero lo mejor de todo aquello, esque tan sólo acababa de empezar.
avatar
Irina Dragunova


Mensajes : 193
Fecha de inscripción : 04/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Invitado el Jue Abr 19, 2012 8:35 pm

Undertaker, mostraba una desproporcionada desazón porque diera inicio el espectáculo y así comenzase su carrera como un grupo o banda. Su otro yo, ahora sellado y contenido en los confines de su mente, no sería nada más que la herramienta para llevar a cabo su voluntad, sus designios. Los dientes chirrían, su sonrisa macabra y desmedida se muestran, la respiración se apresura, los músculos de sus brazos se tensan aguardando el momento y su espalda se arquea al frente para estar aún más próximo a su instrumento donde las uñas de sus largos dedos rasgan su superficie. La impaciencia y el ímpetu eran bastante latentes en aquél escenario, pues su compañera bajista emanaba un aura bastante familiar a la suya.

Los espectadores enmudecen el volumen de su fragoroso clamor y las luces que se encontraban en punto cenital sobre él se ahogaban en una penumbra oscura, donde su ojos aún podían atisbar sin dificultad alguna aquello que se posicionase en su campo de visión. El batería dibuja una gran risa en su semblante y da el primer golpe de baqueta a los bombos, seguido de otro con fuerza el cuál es continuado casi al instante por otro más. Sus brazos, fuertes y curtidos, golpean con vigor los tambores para marcar el ritmo de la música ayudado de sus óseas baquetas mientras la banda orquestal continúa su ulular al ritmo de éste.

Una luz blanca y radiante como la del astro rey se proyecta tras el enterrador, esbozando su sombra en el telón frente a ellos. A cada batida de brazo, la concentración de Thanatos en contener a Undertaker disminuye, liberando de su cautiverio la fuerza y presencia de éste último. La respiración se vuelve a agitar y los ojos del peliblanco se mantienen fijos al frente mientras aporrea con violencia la batería desencadenando un estruendo percutor en todo Geninhorn. Sin margen de error, preciso y riguroso, aún cuando ésto sería impensable vista la desatada rudeza de los golpes del batería, sus notas marcan y guían al resto de los partícipes del número musical, arropando con las profundas y vibrantes melodías a las demás.

Sumido en el más profundo éxtasis, un evento, rojo como la sangre, inflama e insufla aún más al corazón marchito del sepulturero cuando el azabache y negro telón es consumido por unas llamas, que devoran el tejido que los separa a ellos de los oyentes. La sorpresa inspiró al batería a tocar con más fuerza y ritmo, siendo en uno de los momentos cuando un fuerte ruido irrumpe tras una breve pausa al tañido de los tambores. Undertaker observa sin parpadear como Strigos desciende de las alturas para aterrizar con un golpe seco e incorporarse con su guitarra al número. Ésta empieza a gritar sus arpegios captando toda la atención del público, mas él no da tregua a su improvisada exhibición. En una fracción de segundo sus baquetas se hallaban golpeando los tambores y los platillos en concordancia con las roncas notas del bajo y las agudas y estridentes notas de la guitarra eléctrica.

Undertaker gozaba, disfrutaba cada batida y tañido vitoreado y alabado por sus seguidores. Su ser no cabía en sí del júbilo producido por aquella muestra de brío y armonía musical. Ciertamente esto es lo que él estuvo escudriñando desde el inicio de su peregrinaje, era ésto lo que delimitaría su antes y su después y tan sólo anhelaba más de ese sentimiento que le era tan imposible e impensable de reseñar. Los últimos momentos de la tonada llegan a paso acelerado y son sus osudas baquetas las encargadas de sentenciar dicho final. Los brazos buscan con violencia golpear en la batería los últimos acordes de la canción al mismo tiempo que los coros de encapuchados le acompañaban en el brioso cierre y final.

El tumulto grita a voz tendida alabando sus nombres respaldados con el atronador sonido de los aplausos. Sólo hubo una cosa que deseó hacer en aquel entonces, donde otros se hubieran arrojado al fragor y al calor de los aficionados, él tan solo levantó sus brazos con una baqueta en cada mano sin dejar de sonreír a través de la cortina plateada y albina que conformaba los mechones frontales de su melena. Ésto es lo que decidió Thanatos pues así era la personalidad del sepulturero.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Invitado el Miér Abr 25, 2012 12:58 pm

La emoción en el ambiente se hacía palpable, la banda-entre ellos, mi amo-se preparaba para el espectáculo. Desde mi posición, observé intrigada las caras que se escondían entre el espectante público. Todos de pie, supuse que tan emocionados como yo, aunque eso no era posible, porque la emoción que yo sentía por la felicidad de mi amo no era comparable. Aunque quién sabe, ellos eran humanos, quizás pudiesen sentir con más energía de la que yo podía siquiera imaginar. Entonces las luces se fueron atenuando poco a poco, silencio, la calma que precede a la tormenta. Mi corazón mecánico a punto de estallar, mis ojos clavados en el escenario, no podía ver al amo, pero esperaba oírlo de un momento a otro.

Entrelacé mis dedos sobre mi pecho, mis ojos abiertos de par en par, brillantes y un fuerte sonido. La batería, pero no es mi amo, aún así aprieto mis manos con más fuerza sobre el pecho. A partir de ahí comienza el auténtico espectáculo, todo se vuelve una mezcla de juego de luces y música. Hasta que...-qué susto-!fuego¡ Ahogué un grito, con la mano sobre la boca para no interrumpir, ¿Interrumpir? Con el volumen del concierto nadie hubiese escuchado un mísero gritito que saliese de mis labios, pero no lo pensé en aquel momento. Me dio miedo que hasta el vuelo de una mosca pudiese romper aquella magia que el amo y su grupo habían creado.

Y tras el fuego estaba aquella...pelandrusca, la de los senos ridículamente tapados, entro otros. Pero...mi amo sigue desaparecido. Volví a fijar mi mirada en el público, buscándolo por donde podía con los ojos. Aún así, me fijé en la emoción que se adivinaba en la mirada de aquellas personas. "Fantástico, amo", me dije, con una sonrisa de oreja a oreja.

Finalmente, el amo apareció de la forma más llamativa posible, "aunque...¿Más llamativo que el fuego...?"
Pero sí, de la forma más llamativa posible. Me quedé como hipnotizada ante su solo de guitarra, observándole con emoción, con el mayor interés que podía mostrar, como si fuese a desaparecer si pestañeaba. Bebía la imagen, era el momento del amo, no podía perder detalle. Mi boca formaba una "O" perfecta, sin ni siquiera darme cuenta de que la tenía abierta o de que llevaba un buen rato sin pestañear. E incoscientemente mi cabeza repetía una y otra vez: "Es increíble, el amo es increíble".

Finalmente y casi sin darme cuenta, la canción terminó, el amo soltó una especie de lema-o así lo entendí yo-y aplaudí y chillé como una colegiala en celo. "¿Y ahora qué?", pensé, impaciente.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Vittorio Gizamaluke el Jue Abr 26, 2012 9:11 pm

Qué bueno que ya se conocieran. Además, los amigos de mis amigos, son mis amigos, ¿no es así?

-Sí Chie, no he olvidado lo de la cena, cuando quieras…. Me estoy a punto de comer hasta la segunda falange- le dije a Kyo- Y… Absalom… Sabes que seré sincero, así que no te preocupes…- dije para darme la vuelta hacia el escenario, pareciendo que estaba a punto de empezar.

Murmullos lejanos detrás de mí, la gente empezaba a enmudecer… Y se hizo el silencio al oír latidos ancestrales de batería; sonaba música en excelente estado pero no se veía a nadie. Cada golpe de bombo retumbaba en mi pecho como si fuera mi propio latido. La armoniosa composición de violines y flautas, suavizaban el tétrico golpe del batería, el único toque de fuerza que notaba interno. La orquesta cesó, dejando paso a una alucinante mezcla de batería y guitarra… Y, como si se tratara de casualidad, el telón ardió, al igual que mi estómago se llenó de puro éxtasis, transmitido por cada nota y por cada pequeña llama, queriendo aplaudir, pero mi cuerpo estaba no sé… Hipnotizado… Una sensación difícil de explicar. ¿Pero dónde estaba el guitarra? A un lado, la atrevida y pálida bajista… El batería al fondo, oscuro y misterioso... La guitarra seguía sonando desde un lugar incalculable, resonando por todas las paredes del local, dejando a la mayoría de espectadores confusos, al igual que lo estaba yo. Pero no tardó mucho en cambiar eso…

Sonido de guitarra. Voces. Focos. Perfección. ¡STRIGOS! Fans enloquecidas me apretaron contra el escenario como fieras excitadas buscando acercarse al querido don Juan de cabellos azabaches lo máximo posible, el cual estaba rasgueando la guitarra como si fuera uno con ella de una manera brutal. Los coros no tenían nada que hacer, tus propios oídos marchaban y se colocaban en la guitarra. La bajista, tremendamente potente, tenía un potencial enorme, demostrando que el bajo es una parte esencial del grupo, haciendo rugir su hacha de guerra, sin quedarse atrás del resto del grupo.

La canción finalizó dejándome boquiabierto, obligándome a soltar un "Hala....", causando que mi rostro no pudiera dejar de esbozar una sonrisa de emoción por tal canción, esperando la siguiente, estando todavía aplastado por el tumulto de muchachas.

-¡SEÑORAS! ¡QUE ME ASFIXIAN!- dije creando mi propio espacio vital a codazos.

Realmente había sido bueno; una sobredosis de adrenalina y puro placer, por el mero hecho de oir rugir una guitarra y un bajo, y las fuertes y rítmicas palpitaciones perfectas de un batería que, aunque apartado, realmente había estado igual de fantástico que sus compañeros.
avatar
Vittorio Gizamaluke

Mensajes : 422
Fecha de inscripción : 29/12/2011
Edad : 24

Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Invitado el Jue Abr 26, 2012 11:00 pm

Asintió con la cabeza en respuesta a la petición de Absalom. Pretendía ser completamente sincera, igual que le gustaría que lo fuesen con ella.
Entonces, las luces se apagaron y el murmullo del público se apagó hasta quedar en un silencio expectante. Los miembros del grupo tendrían que estar disfrutando de ese momento, seguro.
Entonces, pudo ver, dibujada contra el telón, la sombra de uno de los que estaban en el escenario. Empezaban fuerte y tuvo la sensación de que esa fuerza iría a más conforme avanzase.
Cada nota, cada golpe en el bombo hacía que el vello de la nuca de Chie se erizase junto a aquel sonido armónico de una orquesta perfectamente dirigida que, de repente, se vio puesta en segundo plano debido al rugir de una guitarra y un bajo. Aquel sonido la hizo disfrutar, podía imaginárselos sin rostros y sin cuerpo. Sólo unas manos haciendo su contacto con las cuerdas de la guitarra para arrancarle aquellos sonidos de placer que podía percibir.
Entonces tuvo que hacerse sombra con la mano al arder el telón. Sus expectativas se cumplían, podía sentir la fuerza que manaba de ellos. Era, simplemente, impresionante.
Estaba muda, sin palabras. Sólo miraba, observaba los movimientos, sentía la música fluir por su interior provocándole escalofríos que ella trataba de controlar sin hacer ningún movimiento. La bajista, el batería y… ¿y el guitarrista? Los buscó, pero no encontraba nada. Tal vez… no, aquel sonido no podía salir de ninguna grabación, tenía que estar allí, por alguna parte. ¿Dónde? Cómo podía hacer esperar de esa manera. Empezó a tener ganas de verle la cara a quién tocaba de esa forma.

Llegó, casi no lo vio aparecer. Aquel tipo había hincado una rodilla en el escenario y había captado toda su atención. Se fijó en todos sus movimientos, desde el movimiento de sus dedos por los trastes de la guitarra hasta el movimiento del su pelo.
Contenía el aire temiendo romper aquel momento, con sus ojos pasando por cada uno de los componentes del grupo. La bajista se acercó al borde del escenario y pudo verle los colmillos. Pasó a mirar al batería, al fondo, tocando de una manera que no solía apreciar. Dios, todo le llamaba la atención en aquel escenario, parecía mágico.
No le importaban las fans que se pegaban al escenario, pero no permitirían que la echase atrás, eso sí que no. Por algo llevaba esas botas. Una de las fans trató de empujarla hacia atrás, por lo que recibió un pequeño codazo en el costado y un leve pisotón en el pie por parte de Chie. No con ella, señorita.

La canción terminó y, tras asimilarlo todo en apenas una fracción de segundo comenzó a aplaudir y después alzó una de las manos gritando al igual que muchas otras, demostrando que estaba deseosa de más.
Todo lo que se había esperado había sido superado en muchos aspectos. Estaba eufórica, con adrenalina en el cuerpo y muchas más ganas de seguir escuchándoles.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Kyosuke Minazuki el Lun Abr 30, 2012 5:51 pm

Tras unos segundos, el murmullo de la gente se fue apagando, justo después de las luces. Entonces, la música comenzó a sonar, siendo primero el batería acompañado de violines lo que se escuchaba. Aquel ritmo hizo que me quedara embelesado, mirando hacia el escenario. Al ver cómo unas luces proyectaban una sombra sobre el oscuro telón, no pude evitar sonreír con gratitud. Iba a ser un concierto memorable, y ya me había empezado a gustar de sobremanera.

Comenzó a escucharse la guitarra, acompañada, cómo no, del bajo, en una vorágine de notas y acordes un tanto hipnotizantes. De repente, observé con asombro y con algo de temor cómo el oscuro telón comenzaba a arder. En un pequeño impulso, me aferré al brazo de Absalom, pero sin dejar por un instante de mirar y escuchar el espectáculo. Todo formaba parte del mismo, lo que me produjo un gran alivio, una vez desaparecidas las llamas.

Al fin, pude ver a los miembros del grupo, dándolo todo en cada compás, en cada nota, y provocando una gran expectación. Ahora que me fijaba, ¿dónde estaba el guitarrista principal? Intenté buscarlo, mirando detenidamente por todo el escenario, en cada rincón, en cada sombra, pero no podía verle. Entonces, como si fuese un meteorito que caía rompiendo, apareció desde arriba, en medio del escenario, sin dejar por un instante de tocar. La bajista se acercó al borde del escenario, continuando con la melodía, y mostrando sus... ¿colmillos? Ahora sí que me gustaba de verdad aquel grupo, y eso que lo estaba empezando a conocer.

Las notas seguían surgiendo cual agua de un manantial, fluidas y armoniosas, pero rompedoras y atrayentes. Ladeé la cabeza hasta apoyarla en el hombro de Absalom. Después del concierto, le tendría que agradecer el hecho de haberme invitado, y de haberme hecho escuchar aquella espectacular música.

La canción tocó a su fin, y tras quedarme un instante en éxtasis, me uní a la multitud y comencé a aplaudir. Algunas fans enloquecidas casi me arrastran, pero Absalom me agarró y dio algunos empujones. Por mi parte, hice lo mismo, soltando también alguna que otra patada. Estas chicas se dejan llevar demasiado...
avatar
Kyosuke Minazuki


Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 10/01/2012
Edad : 22
Localización : My black shadow... at the foot of your bed...

Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Void el Vie Mayo 04, 2012 12:12 pm

No se equivocaba. El show había dado rienda suelta a toda la locura conocida y por conocer, y Absalom lo presentía. Las luces perdieron intensidad, acallando al ansiado público, haciéndoles saber que pronto podrían ver sobre el escenario a las futuras estrellas. La batería comenzó primero, pero se entremezcló con violines e instrumentos de viento, que le dieron al comienzo de la canción un toque mucho más interesante. La intensidad comienza a incrementarse, fluctuando los diferentes instrumentos para mantener al público ávido de más.

La guitarra principal entra presta, con una ejecución limpia y certera, tomando protagonismo con su rasgar. El bajo se puede percibir también, en un contrapunto que agrava la exaltación, haciendola muchísimo más indómito, si cabía. El telón entra en llamas, el fuego lo abrasa y arruina en cuestión de un minuto, como mucho. La banda, y los coristas, se presentan por fín al público que los aclama y los exige, enardeciendose.

Irina Dragunov, al mando de mantener las notas más onerosas con su bajo. Thanatos, el misterioso vampiro, del que apenas había conseguido recavar información, dueño y señor de las baquetas y la batería. Pero von Strigos no se muestra aún, gusta de jugar. Hace bien. Como líder de la banda ha de saber cuando y cómo tiene que hacer las cosas. Absalom no contrata a incompetentes. Ni ahora, ni nunca. Pero sabía, a juzgar por el carácter Voyeur del cantante/guitarrista, que no andaría lejos. Buscándolo, alzó la mirada a tiempo para verle saltar, y no sólo aterrizar majestuosamente en el escenario. Se le escapó media sonrisa socarrona, pero contempló cómo el público aplaudía lo justo para no interrumpirles, y cómo Strigos disfrutaba con ello.

El solo de guitarra es magistral e impecable, y pronto la batería, el bajo, y los coros, se incorporan de nuevo para finiquitar a su ritmo la canción. El grupo a aprobado la primera parte del riguroso y estricto examen del vampiro peliblanco. Saben cómo alimentar la gula de espectáculo de sus fans, que pronto serán fieles adeptos y adláteres.

Von Strigos se mueve por el escenario, dominandolo todo, devorando con la mirada a su público. Su negra melena y su trabajado físico, y sobre todo su esencia de vampiro, vuelve locas a las más… “recatadas”. Irina, con sus imponentes curvas, apenas cubriendo los pezones, que Absalom ya sabía tiernos y sonrosados; manejaba una piraña bizarra como instrumento. No se cortó en lo más mínimo en inclinarse hacia las primeras líneas del público –Vittorio, Chie, Kyo, y él mismo contándose entre ellos- para enseñar sus peligrosos colmillos. La sonrisa macabra del batería se podía apreciar a la perfección, mientras destrozaba la batería con lo que en su día fueran partes de un humano.

La canción terminó con un lema apoteósico, que descontroló finalmente a las fans para lanzarse contra el escenario en una marea humana ansiosa de más, de tocarles, de saber si eran reales de verdad, o sólo un perfecto y fantástico sueño. Por suerte, tenía a Kyo firmemente sujeto a su lado, pero aún así, defendió duramente su posición, a base de codazos, dado que las humanas no entendían otro lenguaje cuando se ponían así. Una vez se aseguró de que tanto Vittorio, a gritos con las señoras, y Chie, con una fiereza indomableen ella, estaban bien; achuchó suavemente a Kyo, dándole un beso en la sien simplemente porque le apetecía.

_______________________________________
Firma:


~Absalom Void: The power to believe has the ability to even change fate~
I'm not a guy you can mess with
avatar
Void


Mensajes : 628
Fecha de inscripción : 10/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Que se abra el telón, Transylvanian Terror ha llegado ... (Johan, Irina, Thanatos, Dinamo, Vittorio, Chie, Kyo ,Void y Pandora)

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.